Las “Tres C” que debes evitar para prevenir el COVID-19

Restricciones a las libertades personales, cuarentenas parciales o totales, prohibición de eventos masivos y el cierre de lugares públicos como restaurantes o centros comerciales han sido algunas de las medidas implementadas en el mundo para evitar la propagación del nuevo coronavirus.

Con mayor información sobre cómo se transmite el Sars-CoV-2, el virus que provoca el COVID-19, también se han desplegado estrategias más ingeniosas y menos restrictivas para prevenir las tasas de contagio.

Una de las más innovadoras ha sido regla de las “Tres C”, ideada por japoneses y posteriormente recomendada por el director de la Organización Mundial de la Salud (OMS), Tedros Adhanom Ghebreyesus.

En qué consisten las Tres C

Personas detrás de rejas usando mascarillas
Pixabay

La regla de las “Tres C” hace alusión –según sus nombres en inglés– a tres lugares o situaciones de elevado riesgo de contagio, debido a la alta concentración de personas:

Las autoridades japonesas recomendaron a la población evitar estas situaciones, de una forma simple que hizo que rápidamente se expandiera y popularizara.

El concepto se ha ampliado a “Tres C Plus”, al incluir comportamientos como hablar en voz alta y cantar, consigna InfoBae.

Gracias a esta receta, sin necesidad de imponer medidas restrictivas obligatorias, el país asiático redujo la cantidad de casos nuevos diarios a niveles cercanos al objetivo de 0.5 por 100.000 personas.

Las Tres M

Otro concepto que se ha popularizado en el inconsciente colectivo son las “Tres M”, medidas complementarias a las “Tres C”.

  • Mascarillas: usar una mascarilla actúa como una barrera protectora para el aislamiento de las gotas que se expelen al hablar, estornudar o toser.
  • Manos: la OMS asegura que una higiene de manos es fundamental en la prevención de enfermedades. Recomienda una duración de 40 a 60 segundos.
  • Mantener distancia física: las autoridades sanitarias recomiendan mantener al menos 1.5 metros de distancia de otra persona.

Recomendaciones del editor