De la guerra a los suburbios: los modelos de Jeep más emblemáticos

Jeep es uno de los fabricantes automotrices más emblemáticos del mundo. Ya sea que estés en Manhattan, Londres, en la Australia rural o en la profunda Selva Negra de Alemania, te será difícil encontrar a alguien que no sepa lo que es un Jeep o que no pueda identificar a un Wrangler como tal. Es mucho más que un nombre de marca; se ha convertido en un sinónimo de todo terreno robusto. La marca ha pasado de fabricante en fabricante, con diferentes modelos Jeep, dejando a su paso una estela de compañías en problemas. Esta es parte de su historia.

El Principio

Jeep nació de la necesidad del Ejército de EEUU por un vehículo que pudiera reemplazar al caballo y a la motocicleta como forma de transporte para todo propósito. De hecho, una de las teorías más populares sobre el origen del nombre del Jeep asegura que proviene de GP, acrónimo de “general purpose” (propósito general). Otros señalan a Eugene el Jeep, personaje de la tira cómica Popeye. De donde sea que haya surgido, el nombre perduró.

El todo terreno fue desarrollado por American Bantam Car Company de Butler, Pennsylvania. La compañía empezó a hacer copias autorizadas de los autos británicos Austin. Para 1940, cuando el gobierno empezó un proceso de licitación para un vehículo militar pequeño, con tracción en las cuatro ruedas, a la compañía no le fue muy bien.

American Bantam armó apresuradamente un prototipo que excedió los parámetros del diseño del Ejército. Los oficiales del Ejército estaban preocupados por la capacidad del pequeño fabricante para construir la cantidad de vehículos que necesitaban, así que contrataron a Willys-Overland y posteriormente Ford construyó lo que se convertiría en el Jeep. Ford literalmente dejó su huella en el diseño del Jeep marcando tantas partes como fuera posible con una “F” para diferenciar los Jeeps que fabricó de los hechos por Willys. Después de la guerra, fue Willys quien mantuvo los derechos del diseño y trató de darle a Jeep una segunda vida como vehículo para civiles.

Vida civil

Willys convirtió su Jeep militar (conocido como MB) en el CJ-2A. “CJ” quería decir “Civilian Jeep” (Jeep Civil) y Willys seguiría produciendo estos vehículos militares readaptados en varias generaciones distintas durante casi cuatro décadas. El CJ finalmente fue reemplazado por Wrangler, que sigue llenando un nicho parecido en la actualidad.

Jeep nació de la necesidad del Ejército de EEUU por un vehículo que pudiera reemplazar al caballo y a la motocicleta como forma de transporte para todo propósito.

Sin embargo, Willys no se detuvo ahí. Buscó crear una línea completa de vehículos Jeep, marcando el inicio de la transición de Jeep hacia una marca independiente. Creó algunos diseños atractivos, incluyendo la longeva Station Wagon en 1946, una pickup en 1947 y el Jeepster, un pequeño convertible diseñado para parecer más un automóvil convencional. El concepto de más Jeeps parecidos a los autos sería retomado de nuevo décadas después en la forma de los primeros crossovers de Jeep.

Cuando el Jeep original dejó atrás American Bantam, la marca Jeep resultó más resistente que el original. En 1953, Willys fue comprada por Kaiser, que fue responsable de otro importante vehículo durante la Segunda Guerra Mundial, el Liberty Ship. Kaiser entró al negocio de los automóviles después de la guerra. Dejó por completo el nombre Willys en 1963, convirtiéndose en Kaiser-Jeep. Ese mismo año, Jeep presentó la Jeep Wagoneer, una alternativa más civilizada al CJ. Con su carrocería parecida a una camioneta, la Wagoneer fue una de las primeras precursoras de la moderna SUV para la familia.

AMC y Chrysler

En 1969, American Motors Corporation (AMC) compró Kaiser para facilitar su salida de la industria automotriz. Aunque la marca Jeep creció significativamente bajo la propiedad de AMC, el resto de la línea de vehículos de la armadora con sede en Wisconsin se debilitó lentamente, debido en gran medida a la falta de visión, problemas financieros profundamente arraigados y problemas de calidad. Incluso una sociedad con Renault, con sede en París, al final tampoco pudo salvar a AMC, de modo que Chrysler la compró en 1987 y la cerró poco después. En retrospectiva, todo lo que Chrysler quería era el nombre, imagen, vehículos y propiedad intelectual de Jeep.

La década de los 80 vio la introducción de dos modelos significativos Jeep. El primero fue el Cherokee generación XJ, que surgió en 1984. La XJ fue la primera SUV moderna de Jeep y ayudó a impulsar la marca aún más hacia la corriente principal. La XJ siguió produciéndose con algunas alteraciones hasta el 2001, cuando fue reemplazada por la Liberty.

La XJ fue la primera SUV moderna de Jeep y ayudó a impulsar la marca aún más hacia la corriente principal.

Cuando Chrysler se preparaba silenciosamente para la adquisición, Jeep estaba poniendo los toques finales al reemplazo de su veteranao modelo CJ, que había presentado numerosas variantes desde su presentación. El todo terreno que rastreaba su ADN directamente hasta la Willys de la era de la Segunda Guerra Mundial era simplemente demasiado burdo para los gustos modernos, así que Jeep empezó desde cero en el desarrollo de su sucesora, la Wrangler original (YJ). Ésta fue más refinada que su predecesora, pero siguió siendo un todo terreno extremadamente capaz. Los usuarios todavía podían quitar las puertas, el capacete y plegar el parabrisas.

Al combinar el look y la capacidad todo terreno del CJ con algunas comodidades modernas, la YJ lucía como un buen producto, pero los puristas del Jeep inicialmente lo descartaron. Particularmente les desagradaron los faros delanteros cuadrados de la YJ, que fueron reemplazados por los más tradicionales faros delanteros redondos en subsecuentes generaciones. Hasta julio de este 2020, estaba en su cuarta generación.

Los altibajos del SUV

Jeep fue una adquisición inteligente para Chrysler. Los años 90 vieron una explosión de interés en las SUVs y Jeep estaba listo para apalancarse en su pericia y aprovechar el entusiasmo del público. Chrysler presentó la primera Grand Cherokee en 1992 para reemplazar a la Grand Wagoneer. Al acercarse el final de los años 90, las cosas empezaron a complicarse.

Chrysler se fusionó con Daimler AG en 1998 y empezó a enfocarse más intensamente en camionetas y SUVs a costa de la economía de combustible y de una calidad general. Los primeros crossovers basados en automóviles de Jeep, Compass y Patriot, fueron criticados universalmente, al tiempo que la inmensa Commander se convirtió en un elefante blanco una vez que azotó la recesión del 2008 y los precios de la gasolina empezaron a dispararse. En medio de todo esto, Jeep presentó la primera generación de la Grand Cherokee SRT, un bólido que ignoró por completo la capacidad todo terreno en favor del desempeño en calle.

Los años 90 vieron una explosión de interés en las SUVs y Jeep estaba listo para aprovechar el entusiasmo del público.

Después de haber sido dejada en libertad por Daimler y de verse seriamente afectada por la recesión, Chrysler entró en bancarrota. En lugar de colapsarse por completo, fue comprada por Fiat para formar lo que hoy se le conoce como Fiat-Chrysler Automobiles (FCA). Los nuevos dueños tomaron algunas decisiones controversiales, incluyendo el regreso de la Cherokee como un crossover y presentando el Renegade. En el Auto Show de Nueva York de 2017, Jeep también lanzó la Grand Cherokee Trackhawk de 707 caballos de fuerza — un vehículo que los diseñadores de American Bantam probablemente no hubieran imaginado.

Jeep abandonó el segmento de las pickups después de que terminó la producción de la Comanche en 1992. La marca hizo un largamente esperado regreso a este segmento cuando lanzó la Gladiator, una camioneta basada en la Wrangler de cuatro generaciones, en el Auto Show de Los Ángeles en 2018. El modelo se ofrece exclusivamente con cuatro puertas y está disponible con una selección diversa de motores que incluye un turbodiesel V6. Jeep vende cerca de 1,000,000 de vehículos anualmente y esperamos que siga creciendo.

¿Qué sigue?

Viendo hacia el futuro, Jeep presentará la siguiente generación de Grand Cherokee antes de que termine este año. También resucitará los nombres Wagoneer y Grand Wagoneer con un par de SUVs construidas sobre la misma plataforma básica que la Ram 1500. La Wrangler también recibirá una larga serie de actualizaciones. Por una parte, está a punto de recibir un tren motriz híbrido plug-in que le permitirá funcionar solamente con electricidad en distancias cortas. Por otra parte, contará con un motor V8 de 6.4 litros normalmente aspirado para producir 450hp en las cuatro ruedas. Claramente, Jeep todavía sabe cómo sorprender a sus fans.

Recomendaciones del editor