La NASA ya tiene un instrumento para buscar vida en Encélado

Para buscar vida en otros mundos hacen falta instrumentos capaces para hacerlo. Y si ese mundo es uno de condiciones extremas, como los gélidos satélites Encélado o Europa, entonces se requieren instrumentos resistentes y especialmente calibrados para buscar rastros de vida en mundos inhóspitos desde la perspectiva humana.

Con el objetivo de preparar instrumentos para la búsqueda de vida en mundos de hielo, un equipo de científicos del Laboratorio de Propulsión a Reacción de la NASA desarrollaron un detector de alta tecnología llamado WATSON.

Se trata de un turbo de alrededor de 1.2 metros (3.2 pies aproximadamente) que emite un láser ultravioleta que identifica biofirmas (moléculas orgánicas creadas por procesos biológicos) mediante una técnica especializada de espectroscopia.

El instrumento de espectroscopia WATSON de la NASA para buscar vida en mundos de hielo

Mike Malaska, científico a cargo de WATSON, destaca que esta técnica permite escanear un entorno en busca de vida sin tener que tomar una muestra, en este caso, una pieza de hielo. “Sería genial si primero estudiamos las muestras en su entorno natural antes de recogerlas y mezclarlas en una suspensión para realizar pruebas”, dijo el experto en un comunicado.

En otras palabras, WATSON permite “obtener una mirada profunda en el hielo e identificar grupos de compuestos orgánicos sin perder su contexto nativo o modificar su estructura”.

La técnica utilizada por el instrumento le permite iluminar las paredes del hielo para resaltar moléculas orgánicas. El espectrómetro mide su brillo para que los expertos puedan determinar su estructura y contenido.

La idea es que una versión mejorada del instrumento pueda instalarse en el taladro de un robot explorador en las futuras misiones de exploración a mundos gélidos. Para 2023, la NASA prevé enviar una misión a la luna Europa de Júpiter.

Científicos de la NASA crean un instrumento para buscar vida en mundos gélidos como Europa o Encélado

Por ahora, los expertos de la NASA probaron las capacidades de WATSON en el frío extremo de Groenlandia al acoplarlo a un taladro profundo desarrollado por la empresa Honeybee Robotics.

Durante su prueba, los investigadores refieren que el instrumento detectó moléculas orgánicas (un resultado deseado) con un patrón no esperado: los microbios se agrupan en manchas y no en capas como se esperaba originalmente.

Recomendaciones del editor