Un robot de hielo que se repara y adapta en otros mundos

Un equipo de investigadores de la Universidad de Pensilvania, en Estados Unidos, publicó un estudio con bases para la construcción de robots hechos de hielo, máquinas que podrían usarse en futuras misiones de exploración en destinos gélidos, como las lunas Encélado y Europa.

La investigación se titula “Robots hechos de hielo: un análisis de técnicas de manufactura” y explica que este tipo de máquinas tendrían la capacidad de utilizar el hielo de sus lugares de destino para construir las piezas necesarias en su funcionamiento e incluso repararse ante posibles desperfectos.

Devin Carroll y Mark Yim, autores del estudio, mostraron una prueba de concepto con un robot de piezas electrónicas montadas sobre una base y un par de ruedas hechas de hielo. Su nombre es IceBot.

Tras demostrar que es posible montar componentes electrónicos en piezas de hielo, los investigadores mostraron algunas de las técnicas que analizaron para construir parte de la estructura del robot con bloques de hielo.

Señalaron que este aspecto es crucial, pues la idea es que el robot cuente con la capacidad de repararse a sí mismo. Para lograrlo, los investigadores proponen un sistema de dos máquinas que trabajen en sincronía.

“Imagino un sistema con dos tipos de robots: el primero explora el ambiente y recolecta materiales para aumentar sus capacidades o repararse, el segundo sería un sistema de construcción”, dijo Devin Carroll en entrevista para el Instituto de Ingenieros Eléctricos y en Electrónica.

La investigación es apenas una primera aproximación al diseño que podrían tener los rovers de exploración para las misiones en destinos como la luna Europa de Júpiter, que la NASA prevé explorar en 2023.

La misión investigará si la luna helada alberga condiciones para la vida. Los científicos apuntan a que debajo de una densa capa de hielo, el satélite alberga un océano de agua líquida.

Alcanzar este objetivo requiere de diseños que se adapten a las condiciones de la misión, diferentes a las de otros destinos como el árido Marte. “Presentamos esta plataforma robótica móvil hecha de hielo como una prueba de concepto y primera demostración”, señalaron los investigadores de la Universidad de Pensilvania.

Recomendaciones del editor