Skip to main content

Cómo los astrónomos trabajaron juntos para detectar un asteroide antes de que golpeara la Tierra

Este mes, un pequeño asteroide se precipitó a través del espacio hacia la Tierra y entró en el cielo sobre Toronto. A pesar de que solo tenía alrededor de un metro de ancho y se quemó inofensivamente en la atmósfera, este asteroide fue notable porque fue uno de los primeros asteroides en golpear la Tierra que sabíamos que se avecinaba.

El asteroide, llamado 2022 WJ1, fue descubierto por primera vez por un proyecto llamado Catalina Sky Survey que utiliza un telescopio en la Estación Catalina cerca de Tucson, Arizona. Fue visto alrededor de cuatro horas antes de que golpeara la Tierra, por lo que es el sexto asteroide hasta la fecha identificado antes de impactar la Tierra. La detección se transmitió a un grupo llamado Centro de Planetas Menores que reúne datos internacionales sobre objetos cercanos a la Tierra y coordina observaciones de seguimiento con astrónomos de todo el mundo.

Esta fotografía de lapso de tiempo fue tomada por el astrónomo Robert Weryk desde cerca de su casa en London, Ontario, Canadá, después de que el sistema Scout de la NASA le advirtiera sobre la entrada de 2022 WJ1 el 19 de noviembre de 2022. La bola de fuego resultante se extendió directamente sobre su cabeza y continuó hacia el este hasta que se rompió.
Esta fotografía de lapso de tiempo fue tomada por el astrónomo Robert Weryk cerca de su casa en London, Ontario, Canadá, después de que el sistema Scout de la NASA le advirtiera sobre la entrada de 2022 WJ1 el 19 de noviembre de 2022. La bola de fuego resultante se extendió directamente sobre su cabeza y continuó hacia el este hasta que se rompió. Robert Weryk

A pesar de que este asteroide en particular era pequeño e inofensivo, ser capaz de detectarlo y advertir a otros sobre su llegada antes del impacto es un paso importante para agudizar las estrategias de defensa planetaria de la Tierra.

«La comunidad de defensa planetaria realmente demostró su habilidad y preparación con su respuesta a este evento de advertencia corta», dijo Kelly Fast, gerente del programa de Observaciones de Objetos Cercanos a la Tierra de la NASA para la Oficina de Coordinación de Defensa Planetaria (PDCO), en uncomunicado. «Tales impactos inofensivos se convierten en ejercicios espontáneos del mundo real y nos dan confianza de que los sistemas de defensa planetaria de la NASA son capaces de informar la respuesta al potencial de un impacto grave por un objeto más grande».

El interés en la defensa planetaria ha aumentado recientemente por la prueba de la nave espacial DART, que logró cambiar la órbita de un asteroide al estrellarse contra él.

Sin embargo, ser capaz de redirigir un asteroide es solo la mitad del problema: la otra mitad es detectar asteroides potencialmente peligrososque amenazan el planeta. Estos deben identificarse a tiempo para enviar una misión como DART, lo que requeriría años de aviso previo. Los próximos programas como la misión NEO Surveyor trabajarán para detectar estos objetos antes de que se acerquen a la Tierra, trabajando junto con misiones actuales como NEOWISE.

Recomendaciones del editor