Los sitios en la Tierra que parecen sacados de otro planeta

Las imágenes del espacio exterior que llegan gracias al trabajo de gigantescos telescopios y de sondas que se desplazan hacia los confines del universo suelen sorprendernos. Sin embargo, a veces también nos impiden apreciar lugares más cercanos que son tanto o más alucinantes. Para hacer algo de justicia, recopilamos algunas de las maravillas de la Tierra que parecen haber sido sacadas de otro planeta.

Te va a interesar:

Los lugares de la Tierra sacados de otro planeta

Lugar Ubicación
Estructura de Richat Mauritana
Pozo de Darvaza Turkmenistán
Cráter de Dallol Etiopía
Cascada Blanca de Pamukkale Turquía
Cuevas de Waitomo (Glowworm Caves) Waitomo, Nueva Zelanda
Tsingy Madagascar
Gran Fuente Prismática  / Grand Prismatic Spring Estados Unidos
Gruta de Sơn Đoòng Vietnam
Lençóis Maranhenses Maranhão, Brasil
Salar de Uyuni Uyuni, Bolivia
Valle de la Luna Antofagasta, Chile
Wulingyuan Hunan, China

Estructura de Richat, Mauritana

Conocida también como el “Ojo del Sahara”, la estructura de Richat ha sido uno de los  principales puntos de interés desde las primeras misiones espaciales. Sí, porque dada su forma circular, se creía que la formación de unos 45 kilómetros de diámetro (28  millas) se habría originado debido al impacto de un meteorito. Sin embargo, hoy se estima que esta extraño accidente geográfico ubicado en pleno desierto del Sahara, en Mauritana, se formó cuando una cúpula volcánica se endureció y se erosionó gradualmente, exponiendo las capas de roca.

Pozo de Darvaza, Turkmenistán

El Garagumyň ýalkymy (Resplandor del desierto de Karakum, en turkmeno), aunque más conocido como la “Puerta al Infierno”, este lugar de Darvaza, Turkmenistán, era originalmente un campo de gas natural. Sin embargo, la estructura colapsó en 1971, quedando convertido en un cráter. Los geólogos prendieron fuego para evitar que el gas metano se propagara y desde entonces ha ardido sin parar. El cráter tiene un diámetro de 69 metros y una profundidad de 30 metros. Es una de las principales atracciones turísticas de Turkmenistán.

Cráter de Dallol, Etiopía

Ubicado en la cordillera Erta Ale que cruza el desierto de Danakil, en Etiopía, el cráter de Dallol es una formación volcánica en la que se mezclan el magma basáltico, los depósitos de sal y la actividad termal. Debido a sus elevadas temperaturas, alta acidez, grandes concentraciones de sal y otros metales, el área geotérmica de Dallol es considerada una de las áreas más hostiles del planeta, por lo que ha sido estudiado por científicos para eventuales misiones a otros planetas.

Cascada Blanca de Pamukkale, Turquía

Declarada como Patrimonio de la Humanidad por la Unesco en 1998, Pamukkale (castillo de algodón en turco) es conocida por sus aguas termales ricas en minerales, que van formando las terrazas de piedra caliza y travertino blanco. Las fuentes, que dan la sensación de estar frente a una cascada congelada, surgieron hace unos 2,500 años a partir de los terremotos registrados en la zona. En la cima, se encuentran los restos de la antigua ciudad helenística de Hierápolis, levantada a fines del siglo II a. C.

Géiser Fly (Fly Ranch Geyser), Estados Unidos

El Fly Géiser es un conjunto de tres fuentes termales cuya formación se originó producto de la intervención humana. El primer géiser data de 1916, cuando los residentes perforaron un pozo en búsqueda de agua, mientras que el principal se generó accidentalmente en 1964, después de que una compañía de energía geotérmica perforara un pozo. Con los años, los sedimentos alcanzaron una altura de cerca de 6 pies y presentan colores verde y rojizo, debido a la combinación de la tierra y de algas termofílicas, que florecen en ambientes húmedos y calurosos. Estudios han demostrado que en el interior de las fuentes se han desarrollado importantes reservas de cuarzo.

Esta maravilla de la naturaleza está ubicado en el Fly Ranch, una parcela de unos 15 kilómetros cuadrados (6 millas cuadradas) en el borde del Nevada Black Rock Desert, a aproximadamente unas dos horas de Reno. El terreno fue comprado en 2016 por el Burning Man Project para su conservación.

Tsingy, Madagascar

Los Tsingy son amplias áreas de piedra caliza y rocas friables de conchas fosilizadas, por lo que se pueden romper con los dedos. Los extraños y afilados pináculos de piedra caliza son producto de millones de años de erosión, cuando Madagascar todavía estaba unida al continente africano. Las formaciones de piedra caliza, que parecen rascacielos naturales que forman una ciudad, se extienden sobre un área de unos 1,517 kilómetros cuadrados. Las formaciones se encuentran en tres regiones de Madagascar, Melaky, Diego Suárez y Diana, aunque solo las dos primeras son Patrimonio de la Humanidad.

Cuevas de Waitomo, Nueva Zelanda

Con una extensión de 3,3 kilómetros, las Cuevas de Waitomo, también conocidas como Glowworm Caves, son uno de los principales atractivos naturales de Nueva Zelanda.  La mayor particularidad de estas formaciones de piedra caliza son los millones de larvas de la luciérnaga arachnocampa luminosa (endémicos de Nueva Zelanda), que emiten una luz brillante con la que atraen sus presas. Es posible ingresar a las cuevas a bordo de los botes que navegan a través del arroyo de Waitomo.

Grand Prismatic Spring, Estados Unidos

Considerando pozos de barro, aguas termales y géiseres, con más de 10 mil fuentes el Parque Nacional de Yellowstone de Estados Unidos contiene más de la mitad las reservas hidrotermales del mundo. Pero el más imponente de todos es la Gran Fuente Prismática o Grand Prismatic Spring, la tercera más grande del planeta. Aunque existen antecedentes anteriores, fue registrada en 1871 por el estadounidense geólogo Ferdinand Vandeveer Hayden, quien la denominó de esta forma por su llamativa coloración -resultado de esteras microbianas-, una particular combinación de la mayoría de los colores que se ven a través de un prisma óptico: rojo, naranja, amarillo, verde y azul.

Gruta de Sơn Đoòng, Vietnam

Con una extensión de 4,5 kilómetros, la Gruta de Sơn Đoòng es considerada la más grande del mundo. Fue descubierta en 2009 por científicos británicos en una expedición en el parque nacional Phong Nha-Kẻ Bàng de Vietnam, que cuenta con más de 150 cavidades similares. La Gruta de Sơn Đoòng tiene en su interior  estalagmitas -formaciones de sedimentos que se desarrollan en el suelo de las cuevas- de más de 70 metros de altura. El parque fue reconocido en 2003 como Patrimonio de la Humanidad por la Unesco.

Lençóis Maranhenses, Brasil

Emplazado en el estado de Maranhão, al norte de Brasil, el Parque Nacional Lençóis Maranhenses (PNLM) tiene una superficie de 155 mil hectáreas, 90 mil de las cuales están formadas por dunas y lagunas. Esta área protegida está inmersa en una zona de transición de los biomas costeros marino de Cerrado, Caatinga y Amazonas y está formado por áreas de bancos de arena, campos de dunas libres y la costa del océano.

Salar de Uyuni, Bolivia

Con una superficie de 10,582 kilómetros cuadrados, el salar de Uyuni es el desierto de sal continuo más grande del mundo, resultante de la evaporación de un mar y grandes lagos atrapados entre las montañas andinas. Ubicado a unos 3,650 metros sobre el nivel del mar, también es uno de más altos del planeta. En el lugar se aprecian paisajes de extraordinaria belleza natural, como un perfecto espejo de aguas mansas en épocas lluviosas o sensación de infinito en períodos secos. Cuenta con la mayor reserva de litio del planeta, pero además tiene minerales como potasio, boro y magnesio.

Valle de La Luna, Chile

Ubicado en el Desierto de Atacama, el más árido del planeta. Durante el sorprende por sus formaciones geológicas de costras salinas, mientras que por el atardecer adquiere un colorido que mezcla montañas de arena, crestas filosas y montículos rojizos, asemejando paisajes de la luna. Gracias a sus cielos despejados gran parte del año, es uno de los principales puntos de observación astronómica del planeta. Fue declarado Santuario de la Naturaleza en 1981 por las autoridades locales.

Wulingyuan, China

Declarada Patrimonio de la Humanidad en 1992 por la Unesco, el área de Wulingyuan del parque forestal Zhangjiajie es conocida por sus más de 3,000 pilares pétreos, formados por cuarcita y arenisca. Las formaciones geológicas de origen kárstico (disolución de las rocas) alcanzan una altura de 200 metros de altura. Entre todas,  destaca la Montaña Aleluya de Avatar, denominada de esta manera en 2010 por la Asamblea Popular de Hunan por haber servido de inspiración para las «Montañas Aleluya» de la película Avatar.

Recomendaciones del editor