Skip to main content

Meteoritos habrían creado vida en la Tierra… y en otros planetas

¿Qué pasaría si los cráteres de impacto de los meteoritos, considerados durante mucho tiempo como los responsables de la muerte y la extinción masiva de especies, finalmente resultaran ser la cuna y fuente de la vida?

Así lo plantea el científico Gordon Osinski, de la Western University de Canadá, para quien estos cráteres deberían ser considerados como los principales objetivos de exploración por las agencias espaciales, como la estadounidense NASA o la europea ESA, según un estudio publicado en la revista Astrobiology.

De acuerdo con el investigador, estos lugares no solo brindan registros geológicos invaluables posteriores a los impactos, sino que también podrían ser los principales lugares para buscar y encontrar potenciales hábitats para la vida extraterrestre.

“Hay muchas hipótesis sobre dónde comenzó la vida en la Tierra y dónde deberíamos buscar vida en Marte, pero en realidad estamos pasando por alto una fuerza geológica importante y un hábitat clave para comprender el origen de la vida: los impactos de meteoritos y sus cráteres”, afirmó Osinski.

Desarrollado en conjunto con investigadores de las universidades de Edimburgo, Georgetown y del Sur de California, el estudio se basa en el trabajo de campo e investigaciones previas de dos décadas encabezadas por Osinski sobre los impactos de meteoritos.

El científico admite que es lógico que impactos de esta naturaleza sean considerados como eventos destructivos, como el que terminó con los dinosaurios hace 66 millones de años, pero con su teoría busca dar una nueva mirada a esta idea.

“Sí, el impacto es inicialmente destructivo, pero también brinda los componentes básicos para la vida y crea nuevos hábitats. Ellos (los cráteres de impacto) esencialmente crean un oasis para la vida”, asegura.

Tarde para la Tierra, pero…

Osinski y sus colaboradores proponen que dada la naturaleza generalizada de estos eventos y su mayor frecuencia durante los primeros 500 millones de años de la historia del Sistema Solar, los cráteres de impacto pueden representar los sitios más probables del origen de la vida en la Tierra.

Desafortunadamente, admite, nunca lo sabremos realmente. “Debido a miles de millones de años de erosión, tectónica de placas y vulcanismo, hemos perdido la gran mayoría del registro de rocas antiguas en la Tierra. Nunca sabremos exactamente dónde o incluso cuándo se originó la vida en la Tierra”, reconoce el investigador.

Pero probablemente no sea demasiado tarde para Marte.

Al explorar el planeta rojo con rovers, como Perseverance y ExoMars, el investigador cree que los científicos podrían eventualmente descubrir el origen de la vida, siempre y cuando estén mirando en el lugar correcto.

“Hay otros cráteres de impacto en Marte que quizás hubiera sido mejor explorar con estas ideas en mente. Pero Perseverance  va a aterrizar en el cráter Jezero y hay evidencia de minerales como las arcillas formadas por la actividad hidrotermal”, detalla el investigador.

A su juicio, se trata de “un buen lugar para comenzar a explorar el papel de los impactos de meteoritos en el origen de la vida, siempre que busquen los hábitats, los nutrientes y los componentes básicos de la vida que describimos en nuestro estudio”.

Hasta la fecha, se han investigado y confirmado 200 cráteres de impacto en la Tierra utilizando trabajo de campo, geofísica, datos satelitales y diversas técnicas de análisis de laboratorio.

Recomendaciones del editor

Rodrigo Orellana
Ex escritor de Digital Trends en Español
Twitter, Facebook, Instagram, WhatsApp, Telegram, criptomonedas, metaverso, son algunos de los temas que aborda el periodista…
Otro candidato a vida extraterrestre: planeta en la órbita de Wolf 1069
exoplaneta vida extraterrestre wolf 1069 b

Un serio candidato a albergar vida extraterrestre nos sorprendió este viernes 3 de febrero después de un estudio realizado por un equipo dirigido por la astrónoma Diana Kossakowski del Instituto Max Planck de Astronomía, que describen un planeta que orbita su estrella natal, la enana roja Wolf 1069, en la zona habitable.

El planeta llamado Wolf 1069 b tiene una masa similar a la Tierra. Muy probablemente, este planeta es un planeta rocoso que también puede tener una atmósfera. Esto convierte al planeta en uno de los pocos objetivos prometedores para buscar signos de condiciones favorables a la vida y biofirmas.

Leer más
Meteorito de más de 7 kilos es encontrado en la Antártida
meteorito 7 kilos antartida vendi saputra  inkfygpwpc unsplash

Un impresionante hallazgo hicieron científicos de las universidades de Chicago, Libre de Bruselas y ETH Zurich en la Antártida, se trata de un meteorito de 7,6 kilos de peso, uno de los cien más grandes hallados en el continente blanco.

María Valdés, científica investigadora del Field Museum y la Universidad de Chicago, estima que de los aproximadamente 45,000 meteoritos recuperados de la Antártida durante el siglo pasado, solo alrededor de un centenar son de este tamaño o más. "El tamaño no necesariamente importa cuando se trata de meteoritos, e incluso los micrometeoritos pequeños pueden ser increíblemente valiosos científicamente", dice Valdés, "pero, por supuesto, encontrar un meteorito grande como este es raro y realmente emocionante".

Leer más
Cápsula Soyuz de Rusia volverá a la Tierra tras daño por un meteorito
soyuz de rusia fue danada por un meteorito volvera a tierra ms 22

El Roscosmos, la agencia espacial rusa, confirmó que la cápsula Soyuz MS-22, sufrió el impacto de un meteorito por lo que deberá regresar a la Tierra.

Soyuz está acoplada a la Estación Espacial Internacional (ISS) y “los expertos concluyeron que la Soyuz MS-22 tiene que regresar a Tierra sin tripulación”, declaró la agencia espacial rusa (Roscosmos) en un comunicado en el que confirmó que la fuga fue provocada por el “impacto” de un pequeño objeto cósmico que dejó un agujero de menos de un milímetro de diámetro.
Roscosmos anunció que enviará el próximo 20 de febrero la nave espacial Soyuz MS-23 hacia la Estación Espacial Internacional (EEI) para reemplazar la Soyuz MS-22.

Leer más