Ford y Volkswagen se alían para desarrollar eléctricos y autónomos

ford volkswagen alianza electricos autonomos argo ai fusion detroit 768x768

Extendiendo su alianza global inicialmente centrada en el segmento comercial, Ford y Volkswagen anunciaron que desarrollarán en forma conjunta vehículos eléctricos. El acuerdo implica también colaboración en la inteligencia artificial de Argo para la introducción de carros autónomos en Estados Unidos y Europa.

El acuerdo permitirá a la automotriz norteamericana utilizar la plataforma MEB que su par alemana ideó para los futuros modelos eléctricos. La estructura será la base de una gama que inaugurará el hatchback ID.3 y que debería de incluir variedades como la esperada SUV basada en la conceptual ID. Buzz, que es una versión eléctrica de la clásica furgoneta Combi (Transporter).

Valiéndose de la MEB, Ford anunció para 2023 el lanzamiento de un vehículo de gran volumen ideado en Europa y pensado en los consumidores de dicho continente. Su idea es entregar del otro lado del Atlántico más de 600,000 unidades en un plazo de seis años de este y otro modelo completamente nuevo.

Considerado como uno de los grandes activos de Volkswagen, la plataforma modular comenzó a desarrollarse en 2016 y demandó una inversión aproximada de $7 billones de dólares. De acuerdo a la nota de prensa conjunta, el fabricante germano planea utilizar la MEB para construir aproximadamente 15 millones de automóviles en la próxima década.

Para el director ejecutivo de Volkswagen, Herbert Diess, “el alcance de nuestra MEB reduce los costos de desarrollo de los vehículos con cero emisiones, lo que permite una adopción más amplia y más rápida de los vehículos eléctricos. Esto mejora la posición de ambas compañías a través de una mayor eficiencia de capital, más crecimiento y mejor competitividad”.

Esta es la segunda alianza relevante que vincula a Ford con la electricidad. Recientemente, la firma con sede en Detroit anunció el desembolso de $500 millones de dólares en la emergente Rivian para usar su estructura de “patineta” (“skateboard”) en el desarrollo de un futuro vehículo eléctrico. Diseñada para una camioneta y una SUV, es probable que la compañía use la plataforma para propósitos similares.

Además de sus planes con Rivian, Ford planea lanzar una versión completamente eléctrica de su camioneta F-150 y una SUV inspirada en el Mustang con la misma fórmula de propulsión. El acceso a la MEB le daría a la marca del óvalo un poderoso insumo para fabricar autos eléctricos, no obstante el desinterés que ha mostrado en el segmento en Estados Unidos. No sería de extrañar, por lo mismo, que esos modelos se queden en Europa.

El segundo componente principal del acuerdo es una inversión de Volkswagen en Argo, la empresa de tecnología de conducción autónoma respaldada por Ford, cifrado en $2.6 billones de dólares. El fabricante alemán aportará con $1 billón en efectivo y pondrá al servicio de la alianza su compañía llamada Autonomous Intelligent Driving (AID), avaluada en $1.6 billón, que se transformará en el brazo europeo de Argo.

Volkswagen también comprará $500 millones de dólares en acciones de Argo durante tres años, lo cual se traducirá en una participación igualitaria. Previamente, Ford había anunciado el desembolso de $1 billón en la misma firma. Gracias a esta asociación, ambas partes podrás utilizar la inteligencia artificial en sus futuros autos de producción.

“Desbloquear las sinergias en una variedad de áreas nos permite mostrar el poder de nuestra alianza global en esta era de vehículos inteligentes para un mundo inteligente”, celebró el presidente y director ejecutivo de Ford, Jim Hackett.

Hasta ahora, el nexo de Ford y Volkswagen se limitaba a los vehículos comerciales. Según detallaron, los planes siguen en pie. En concreto, el objetivo de la estadounidense es una camioneta mediana que se venderá bajo ambas marcas desde 2022 en Europa, África, Medio Oriente, Asia Pacífico y Sudamérica.

El mismo plazo se han impuesto para la aparición de furgonetas de grandes dimensiones creadas por Ford para el mercado europeo. Paralelamente, la firma alemana se concentrará en una van de uso urbano cuya comercialización se proyecta para Europa y otros lugares a definir.

“Dado que ambas compañías esperan que la demanda de los clientes de camionetas y comerciales medianos crezca globalmente en los próximos cinco años, la colaboración en estos segmentos permitirá que sus respectivos clientes se beneficien más rápidamente de mejores tecnologías y más innovación”, finalizaron.

Recomendaciones del editor