Este video de MotorTech revela los secretos del Audi A8 L

Más allá de los populares Toyota Camry, Honda Civic y Toyota Corolla, hay un mercado de sedanes de lujo de tamaño completo tremendamente competitivo, que agrupa variedades de gran lujo, desde los muy tradicionales Cadillac CT6, Lincoln Continental y Volvo S90 hasta los más noveles Lexus LS, Genesis G90 y Porsche Panamera, además del rupturista Tesla Model S.

Sin embargo, cuando pensamos en exclusividad, es imposible no remitirse a Alemania, un origen que aporta los exclusivos BMW Serie 7, Mercedes-Benz Clase S y Audi A8 L, el último de los cuales es el invitado a este capítulo de MotorTech.

Estrenado en 1994, es un vehículo que puede engañar: no solo es cómodo y potente, sino también es realmente muy ágil, pese a su distancia entre ejes de 123.1 pulgadas (3,128 mm) y sus más de 4,700 libras (alrededor de 2.0 toneladas) de peso.

El exterior parte con una ostentosa parrilla con seis barras horizontales, ópticos LED con su propio sistema de limpieza, espejos retrovisores laterales del color carrocería con luces de giro integradas y llantas de 20 pulgadas como opcionales.

Para el habitáculo, la subsidiaria del Grupo Volkswagen reservó materiales de alta calidad, asientos ventilados y calefaccionados con masajeador, además de tres pantallas, dos de ellas táctiles y otra para el tablero de instrumentos, que puede incluso reflejar óptimamente las instrucciones del navegador.

Aunque manejarlo es un placer por su gran confort de marcha, sus modos comfort, auto, dynamic e individual, y sus múltiples asistencias a la conducción, viajar en la fila trasera es una aventura, pues el apoyabrazos central esconde una tableta que hace las veces de control remoto para el sistema de audio y otras varias funciones.

Equipado con una caja automática de ocho relaciones y tracción en las cuatro ruedas, bajo el cofre lleva un motor V6 de 3.0 litros, que eroga una potencia de 335 hp y un torque de 369 lb/ft (500 Nm). En Estados Unidos, su valor comienza en los $83,800 dólares, aunque los opcionales pueden hacerlo superar con facilidad los $100,000.

Recomendaciones del editor