La NASA trabaja en un ‘robot obrero’ que facilitaría las misiones espaciales

Se necesita una gran cantidad de combustible para librarse de la gravedad de la Tierra y navegar por el espacio. De hecho, el 90% de la masa inicial de un cohete se compone de propergol.

Pero… ¿Y si pudiéramos recortar ese peso, lanzar naves espaciales con los recursos mínimos, y recoger el resto de lo que necesitamos en el camino? Pues esa “exploración ” es muy probable que sea nuestro futuro en el espacio.

Relacionado: La NASA batió un récord mundial

Por ejemplo, podríamos querer encontrarnos con un asteroide lejano y traer de vuelta muestras de su superficie. “Hoy en día, la misión tendría que ponerse en marcha con el suficiente combustible para todo el viaje”, explica el director del programa Cornell’s Cislunar Explorers, Kyle Doyle, a Digital Trends.

“Eso significaría llevar todos los suministros necesarios para el viaje de ida y vuelta desde la Tierra hasta Marte, lo que supone un coste tremendo. La exploración del espacio sin esa masa o carga eliminaría dicha restricción, permitiendo que las misiones continuaran sin la necesidad de enviar un peso adicional desde la Tierra”, añade. “Y eso sólo es posible si podemos conseguir dicha carga de otro lugar”, añade.

Por ello, la NASA está desarrollando métodos para apoyar este tipo de exploración, a partir de plantas de procesamiento de recursos en la Luna y Marte. Recientemente se lanzó un nuevo vídeo del Regolith Advanced Surface Systems Operations Robot (RASSOR), que muestra un nuevo sistema. “Piensa en ello como un robot obrero”, asegura la NASA.

Pero, ¿en qué consiste? Pues RASSOR está diseñado para raspar o arañar la capa superior del suelo de la Luna o Marte y luego volcar los restos en una máquina que extrae el agua. Otro dispositivo dividiría entonces el agua en átomos de hidrógeno y oxígeno, es decir, los componentes clave para el propergol de un cohete.

Es más, se espera que estos robots lleguen a trabajar 16 horas al día durante cinco años consecutivos, cargando aproximadamente 40 libras en cada recorrido, para permitir a los astronautas que viajen a Marte ser lo más autosuficientes dentro de lo posible.