Skip to main content

Mineral antártico resuelve un misterio de Marte

Los investigadores han descubierto en las profundidades de un núcleo de hielo de la Antártida fragmentos de jarosita, un hallazgo que ha ayudado a descifrar un prolongado misterio de Marte.

El descubrimiento sugiere que la jarosita, un mineral quebradizo de color marrón amarillento, se forjó de la misma forma en la Tierra y en Marte a partir del polvo atrapado en antiguos depósitos de hielo.

La jarosita fue vista por primera vez en Marte en 2004, cuando el rover Opportunity pasó sobre capas de grano fino.

El descubrimiento fue noticia porque la jarosita necesita agua, hierro, sulfato, potasio y condiciones ácidas para formarse, circunstancias que no se cumplen fácilmente en Marte.

Los científicos teorizaron cómo el mineral pudo volverse tan abundante.

Aunque algunos pensaron que pudo haber sido dejado por la evaporación de agua ácida y salada, las rocas de basalto alcalino en la corteza de Marte habrían neutralizado la humedad ácida, afirma Giovanni Baccolo, geólogo de la Universidad de Milán-Bicocca.

En la Tierra, la jarosita se encuentra en desechos mineros expuestos al aire y la lluvia, pero no es común, por lo que nadie esperaba encontrarlo en la Antártida.

De hecho, Baccolo buscaba minerales que pudieran indicar ciclos de la edad de un núcleo de hielo de 1,620 metros de largo, que registra miles de años de historia de la Tierra.

“Este es solo el primer paso para vincular el hielo antártico profundo con el medio ambiente marciano”, afirma.

Igual que en Marte

Jarosita
Christian Rewitzer / Wikimedia Commons

El trabajo sugiere que la jarosita se forma de la misma manera en Marte, dice Megan Elwood Madden, geoquímica de la Universidad de Oklahoma que no participó en la investigación.

Sin embargo, la incógnita es ahora entender la enorme abundancia de jarosita en Marte. “En Marte, esto no es solo una película delgada. Estos son depósitos de metros de espesor”, afirmó.

Según Baccolo, hay mucho más polvo en Marte que en la Antártida, lo que favorecería la formación de la jarosita. “Marte es un lugar polvoriento; todo está cubierto de polvo”, afirma.

Baccolo quiere usar núcleos antárticos para investigar si los antiguos depósitos de hielo marcianos permitieron la formación de otros minerales.

Dice que la jarosita muestra cómo los glaciares no eran solo máquinas para tallar la tierra, sino que podrían haber contribuido a la composición química de Marte.

Recomendaciones del editor

Rodrigo Orellana
Ex escritor de Digital Trends en Español
Twitter, Facebook, Instagram, WhatsApp, Telegram, criptomonedas, metaverso, son algunos de los temas que aborda el periodista…
El iceberg más grande del mundo logra escapar de la Antártida
iceberg a23a mas grande del mundo antartida

El iceberg A23a es un enorme iceberg que se formó en 1986 al desprenderse de la barrera de hielo Filchner-Ronne en la Antártida. Desde entonces, estuvo anclado en el fondo del mar de Weddell, sin apenas moverse, hasta que en 2020 empezó a desplazarse impulsado por los vientos y las corrientes.

Su superficie es de unos 4.000 km2, lo que equivale a la mitad de la provincia de Barcelona, y su grosor es de unos 400 metros, más que el Empire State de Nueva York.

Leer más
Marte tiene un cielo absolutamente verde y es increíble
marte cielo verde

Un fenómeno nunca antes observado en el cielo de Marte obtuvo el instrumento UVIS-NOMAD a bordo del Satélite Trace Gas Orbiter (TGO) de la Agencia Espacial Europea (ESA).

Se trata de un cielo absolutamente verde debido a la disociación de la molécula de CO2, principal constituyente de la atmósfera, por la radiación solar ultravioleta.

Leer más
El rover Curiosity alcanza un hito en Marte
rovers de marte kilometros recorridos curiosity

El rover Curiosity de la NASA, que actualmente está explorando el cráter Gale de Marte, marcó recientemente un hito impresionante: 4.000 días en Marte. El rover aterrizó hace más de una década, el 5 de agosto de 2012, y desde entonces ha seguido explorando la zona, recogiendo muestras de rocas y subiendo por las épicas laderas del monte Sharp.

Los 4.000 días se miden en tiempo de misión, que se calcula en días marcianos o soles. Debido a las diferentes velocidades de rotación de la Tierra y Marte, un día en Marte es un poco más largo que un día en la Tierra, por unos 40 minutos. Y también, debido a la diferencia de distancias entre la Tierra y Marte y el Sol, un año marciano también es más largo: 668 soles, equivalente a 687 días terrestres. Aquellos que trabajan en las misiones del rover a Marte, especialmente los conductores del rover, tienen que operar en el horario de Marte, por lo que sus horarios no están sincronizados con las horas de trabajo típicas de la Tierra y, por lo general, trabajan en turnos de 90 soles para darles tiempo para reajustarse a los horarios de la Tierra.
Un primer plano recortado de la selfie del rover Curiosity. NASA/JPL-Caltech/MSSS
Durante su tiempo en Marte, Curiosity ha recolectado 39 muestras, usando su taladro para erosionar unos pocos centímetros del material polvoriento similar al suelo en la superficie llamado regolito y algunas capas de roca para acceder a la roca debajo. La última muestra proviene de un área llamada Sequoia, que fue perforada el 17 de octubre, el sol marciano número 3.980 de la misión.

Leer más