Edward Snowden, ¿traidor o ícono de la libertad de expresión?

Con poco más de 20,000 habitantes, el pequeño poblado de Elizabeth City es considerado uno de los mejores lugares para vivir en la costa este de Estados Unidos y podría ser el destino ideal para descansar después de una vida de trabajo. Pudo haber quedado como un punto perdido en el mapa si no fuera porque Edward Snowden la hizo popular en todo el mundo hace casi una década.

En junio de 2013, poco antes de cumplir 30 años, el consultor tecnológico Edward Joseph Snowden sacudió al mundo al filtrar en los periódicos The Guardian y The Washington Post documentos clasificados como secreto sobre varios programas de las principales agencias de seguridad de Estados Unidos.

Snowden nació el 21 de junio de 1983 en Elizabeth City. Uno de sus pocos atractivos son el río Pasquotank y el puesto de la Guardia Costera, donde trabajaba el padre de Snowden. Esta cercanía con el mundo militar lo llevaron a enlistarse en el Ejército en 2004, pero solo duró cinco meses, ya que fue licenciado por un accidente.

Fue entonces cuando comenzó su peregrinaje por diferentes organismos gubernamentales que lo transformarían en uno los fugitivos más buscados de Estados Unidos y en uno de los íconos de la libertad de expresión.

Aunque todavía es requerido por dicha nación por traición a la patria, a finales de 2020 un tribunal federal declaró ilegales las acciones de espionaje. “Nunca imaginé que viviría para ver a nuestros tribunales condenar las actividades de la NSA [Agencia de Seguridad Nacional] como ilegales y en el mismo fallo me dan crédito por exponerlas”, dijo Snowden en Twitter.

De guardia de seguridad a fugitivo

Edward Snowden

Snowden trabajó como guardia de seguridad para instalaciones secretas de la NSA, experto en seguridad informática con protección diplomática para la Agencia Central de Inteligencia (CIA) y como consultor externo en tecnología para empresas que prestaban servicios a instalaciones militares.

Como parte de sus labores, Snowden obtuvo evidencia de que la NSA estaba construyendo un programa clandestino de vigilancia electrónica y una gigantesca base de datos de registros telefónicos de Estados Unidos, por lo que decidió trabajar con periodistas The Guardian y The Washington Post para divulgarlos en junio de 2013.

Denominado PRISM, obtenía comunicaciones procedentes de al menos nueve grandes compañías estadounidenses que proveen servicios en internet, entre las que se encontraban Facebook, Google, Apple, Microsoft, Yahoo! y Dropbox. Además, reveló la existencia de XKeyscore, un sistema informático secreto de la NSA para buscar y analizar datos globales de internet.

Snowden permanece asilado en Rusia desde finales de 2013, pero solo en 2020 consiguió la residencia permanente.

Recomendaciones del editor