Skip to main content

Un laboratorio quiere que pruebes la “carne de celebridades”

Una compañía tiene la llamativa idea de elaborar embutidos con lo que ellos llaman “carne de celebridades”.

Bitelabs, empresa que se hizo conocida por desarrollar carne de laboratorio, está detrás de este singular proyecto. Sin embargo, todo indica que en esta ocasión han llevado su idea original mucho más allá.

“Hoy en día, la producción de carne in vitro está cerca de convertirse en una realidad, ofreciendo una producción altamente controlable sin la crueldad animal, residuos e impactos ambientales de la agricultura industrial”, explica la empresa en su sitio.

La intención de Bitelabs es producir algo similar a la “carne” de algún famoso. Para esto, proponen recolectar “células satélites de las celebridades y luego convertirlas en salame  [salami]”.

La imagen muestra a los actores Leonardo DiCaprio y Jennifer Lawrence en la premiere de Don't Look Up.
Getty Images

Personas incómodas

Desde la firma reconocen que este proyecto puede resultar controvertido, por lo que se han esforzado en explicar bien en qué consistiría y cómo tratarían las muestras entregadas voluntariamente por los famosos.

“Para desarrollar carne de celebridad, trabajamos con un grupo de ingenieros biológicos y diseñadores de alimentos, la mayoría de los cuales han solicitado permanecer en el anonimato debido a la naturaleza controvertida del producto”, afirman.

En Bitelabs incluso indican que ya han obtenido algunas respuestas de personas que ofrecen biopsias.

“La mayoría de las respuestas han sido muy positivas, pero por supuesto, algunas personas están un poco incómodas con la idea de Bitelabs; será cuestión de tiempo hasta que podamos empujar los límites de la tecnología y la sociedad”, agregan.

Mientras esperan la aprobación de las celebridades para que sus células sean cultivadas y se conviertan en embutidos elaborados en masa, la compañía se imagina algunas de las recetas que podrían ofrecer.

Por ahora, explican que la preparación más popular es el “salami de Jennifer Lawrence que se complementará con una mezcla de cerdo”.

Un proyecto que genera más controversia que apetito.

Recomendaciones del editor