China prueba en humanos vacuna indolora contra el COVID-19

Sin jeringas, agujas ni dolor, un aerosol nasal es la más reciente fórmula que probará China en humanos como vacuna contra el COVID-19, luego de recibir la venia de las autoridades para los ensayos de fase 1.

El antídoto fue desarrollado por investigadores de la Universidad de Xiamen y la Universidad de Hong Kong, además del laboratorio Beijing Wantai Biological Pharmacy Enterprise Co.

La buena noticia es que los estudios preclínicos demostraron que el compuesto puede reducir significativamente el daño pulmonar entre ratones y hámsteres cuando se exponen al nuevo coronavirus.

El formato fue objeto de anteriores experimentos como medicamento para la gripe y es ideal para los niños, pues prescinde del siempre indeseable inyección en el tejido subcutáneo.

“Si bien no es la opción más frecuente de administración, los científicos de todo el mundo están trabajando para desarrollar aerosoles como una alternativa a las agujas para una amplia gama de vacunas”, informó Bloomberg.

China prueba en humanos vacuna indolora contra el COVID-19
Gustavo Fring/Pexels

Se trata del décimo prospecto chino en pasar a la crucial etapa de las pruebas en humanos, hecho que contraste con la incertidumbre generada por el antídoto de AstraZeneca y la Universidad de Oxford, que debieron suspender las pruebas tras observar inconvenientes en la médula espinal de un voluntario.

“El aerosol intranasal contiene un virus de la gripe debilitado que lleva los segmentos genéticos de la proteína de pico del coronavirus”, añadió el medio citando a Science and Technology Daily, un periódico afiliado al Ministerio de Ciencia y Tecnología de China.

“Administrado a través del tracto nasal, imita la infección natural de los virus respiratorios para estimular la respuesta inmunitaria del cuerpo contra el patógeno que causa el COVID-19”, complementó.

Según Bloomberg, sectores de la comunidad científica creen que una vacuna de este tipo tiene más posibilidades de detener la propagación del SARS-CoV-2, considerando que “una inyección con aguja puede provocar una respuesta inmunitaria sistemática para prevenir enfermedades graves, pero es posible que no sea lo suficientemente fuerte para evitar una infección”.

Recomendaciones del editor