Cómo elegir una freidora de aire: 7 aspectos que debes considerar

¿Cómo elegir una freidora de aire que cumpla con tus expectativas? A diferencia de la elección de un teléfono celular, que muchas veces puede basarse más en gustos personales, cuando se trata de una freidora de aire hay aspectos más “objetivos” que debes tener en consideración.

Te va a interesar:

Las freidoras de aire te permiten cocinar platos con hasta 98 por ciento menos de aceite -incluso, prescindir completamente de él-, con resultados similares a los de una preparación habitual en un sartén. ¿Cómo lo consiguen? Gracias a un sistema de aire caliente basado en ventiladores, que cocina y deja crujiente tu comida, sin privarla de su humedad interior.

¿Qué debes tener en cuenta antes de comenzar a explorar una freidora? Que solo podrás cocinar una comida a la vez y que el tiempo de cocción sea similar al del proceso normal. Sin embargo, si aún así quieres comprar una, estos son los aspectos que debes considerar al momento de elegir una freidora de aire.

1) Espacio

Freidora de aire
Getty Images

Lo primero que debes considerar es asegurarte de tener espacio suficiente en tu cocina o donde pretendes instalar tu freidora de aire.  Si bien la mayoría de no tienen grandes dimensiones, si quieres guardarla después de cada uso deberías optar por las de tamaño más pequeño. Otro aspecto que debes considerar es el tipo de carga: superior o vertical. Si eliges el primer modelo, asegúrate de tener espacio suficiente cuando necesites abrir la tapa hacia arriba.

2) Capacidad

¿Cuántas personas se verán beneficiadas con la freidora de aire? Dependiendo de la respuesta, deberás decidir cuál es la capacidad adecuada para tu próximo electrodoméstico:

  • Las más pequeñas varían entre 1 y 2 litros (1.05 y 2.1 qt), pero solo serán útiles para preparar alimentos para una o dos personas.
  • Las medianas, entre 2 a 3 litros (2.1 a 3.1 qt), serán para dos a cuatro personas.
  • Para familias más numerosas, como 5 a 8 personas, necesitas una freidora en torno a los 4 litros o más (4.2 qt).

3) Control de temperatura

Otro aspecto a tener en cuenta es el control de temperatura. Si bien la mayoría de las freidoras cocinan los alimentos entre 100° C a 200° C (200° a 400° F), algunas que tienen un ajuste digital que podría darte mayor precisión que las que usan el mecanismo de perilla.

4) Facilidad de uso

Freidora de aire
hot three slices of pizza in black air fryer isolated

Si eres un cocinero experimentado, es probable que no necesites una freidora de aire con características avanzadas. Sin embargo, para los menos avezados, será de gran ayuda tener una herramienta que ofrezca configuraciones que faciliten su uso.

Algunas están equipadas con ajustes prestablecidos para preparar platos como papas fritas, pescado frito o filete,  entre otros, e incluso con funciones avanzadas, como deshidratar de alimentos o preparar pan.

5) Botón de pausa

A simple vista un botón de pausa podría parecer una función irrelevante, pero en el caso de las freidoras de aire digitales cumple una función esencial.

Dado que en una freidora de aire necesitas voltear tus alimentos,  tal como si los estuvieras preparando en un sartén, cada cierto tiempo necesitarás abrir el cajón.  Sin embargo, algunas freidoras no incluyen el botón de pausa, por lo que cada vez que la abras, perderás las configuraciones de tiempo y temperatura.

De todos modos, el botón de pausa no es relevante si escoges una freidora analógica, es decir, las que usan controles basados en perillas.

6) Limpieza

Asegúrate de que el modelo que elijas cuente con una canasta que sea de fácil remoción y limpieza. La mayoría cuenta con un revestimiento antiadherente que impide que la grasa o restos de comida se adhieran, procura elegir un modelo que puedas limpiar rápidamente.

7) Seguridad

Las características de seguridad es otro de los aspectos que debes considerar. Si bien pueden ser mucho más seguras que freír con un sartén, hay aspectos que debes tener en cuenta en materia de protección.

Lo más adecuado es que tenga con un mecanismo de apagado automático después de cierto tiempo de uso o que la protección exterior sea resistente al calor, de tal forma que la puedas manipular sin riesgo de quemarte.

Recomendaciones del editor