Te explicamos qué es un horno de convección y cómo usarlo

Platos más rápidos y sabrosos: las claves para usar un horno de convección

Si necesitas que tus alimentos se cocinen de forma rápida y uniforme, cambiarte a un horno de convección puede ser una gran idea. Pero si decides dar el salto deberás ajustar tus recetas favoritas, ya que los tiempos de cocción cambiarán. Para que sigas teniendo éxito en tus preparaciones, te contaremos qué es un horno de convección, cómo usarlo y los platos más adecuados para este tipo de electrodomésticos.

Ajusta la temperatura

Qué es un horno de convección

La “convección” en estos hornos se refiere al proceso de calentamiento por aire. Un horno de convección utiliza los métodos tradicionales, pero añade un proceso donde el aire caliente es soplado a través del plato de cocción y ventilado nuevamente.

Esto básicamente significa que tu comida será cocinada con calor radiante y con el aire caliente que pasa sobre ella, lo que acelera el proceso de cocción. Pero además ofrece otras ventajas: los alimentos tienden a cocinarse de manera más uniforme y es más fácil dorarlos si buscas una deliciosa corteza crujiente.

De hecho, la cocción por convección es tan eficiente que deberás comenzar por reducir la temperatura en tus recetas. Esto ahorra energía y asegura que la comida se cocinará como deseas. Estas son tres reglas clave:

  • Para tiempos de cocción más cortos o preparaciones simples (como galletas), reduce la temperatura esperada en un 10-15 por ciento.
  • Para proyectos de cocina que necesitan más tiempo (como asados), disminuye la temperatura hasta en 30 por ciento para una cocción adecuada.
  • Si tienes dudas, baja la temperatura en 25-30 grados la temperatura que usarías normalmente.

Otórgale el espacio necesario

Qué es un horno de convección

Dado que la cocción por convección depende mucho del aire, es importante que tu cocina tenga suficiente aire circulante para que el horno realice adecuadamente su trabajo. Es decir, no es una buena idea saturarlo con sartenes. Lo más conveniente es limitarse a un plato por rejilla, para que el aire tenga suficiente espacio para moverse.

Mientras sea posible, usa sartenes y platos de bajo perfil para hornear. Esto permitirá que tus alimentos estén más expuestos al aire circulante y se cocinen adecuadamente. Aunque en la actualidad la mayoría de las bandejas usa bordes bajos, si tienes algunas con un perfil alto, evalúa cambiarlas para mejorar los resultados de la convección.

Ajusta el temporizador con menos tiempo y revisa el plato

Qué es un horno de convección

Incluso con la temperatura baja, los hornos de convección pueden cocinar platos más rápido de lo que podrías esperar. Para evitar sorpresas desagradables, configura el temporizador entre 5 y 10 minutos antes de lo normal (ajustando el tipo de comida y bandeja), especialmente cuando estás realizando tus primeras preparaciones.

Cuando suene el temporizador, revisa la comida. Si está dorada, tiene un fuerte chisporroteo y parece que está lista, es posible que necesites reducir el tiempo de cocción para evitar que se seque o queme.

Alimentos que funcionan bien con la convección

Qué es un horno de convección

Los alimentos que se asan o caramelizan son ideales para cocinar por convección. Muchos productos horneados también funcionan bien en estas condiciones. Usa libremente la configuración de convección cuando prepares:

  • Asado de jamón, pavo o carne.
  • Verduras asadas más crujientes.
  • Galletas y magdalenas (queques). Estos pequeños alimentos desafían nuestra regla de “dejar mucho espacio”, pero la corriente de aire puede darle una forma más curiosa.
  • Empanadas y pasteles.
  • Cacerolas con tapas o papel de aluminio evitarán que pierda humedad. Sin embargo, la convección puede no ser tan efectiva en estos casos.
  • Pan tostado o bollos.
  • Secar alimentos. Una buena alternativa para deshidratar tu pescado o tostar nueces, si necesitas usarlos como parte de otras recetas.

Debes evitar la convección con estos alimentos

Debes aquellos alimentos que necesitas cocinar lentamente, especialmente los que requieren de una consistencia muy específica.

  • Natillas o flanes: la superficie delicada y esponjosa de estos postres no tiene buenos resultados en un horno de convección.
  • Soufflés: necesitan una cocción cuidadosamente controlada, por lo que un horno de convección terminará quemándolos y no permitirán que suban.
  • Tortas y artículos de confitería que tienden a elevarse o cocinarse rápidamente.
  • Hornear panes rápidos. Si bien algunas galletas y pasteles son considerados panes rápidos, nos referimos a los que necesitan subir pero no usan levaduras tradicionales, como los panes de plátano, calabaza o maíz. Puedes cocinarlos en hornos de convección, pero debes vigilar de cerca el proceso.

Sensores y funciones automáticas

Qué es un horno de convección
Hamilton Beach

Los hornos de convección modernos a menudo tienen opciones predeterminadas y una opción de “cocción por sensor” o selección automática de temperatura. ¿Deberías usarlas? Todo depende.

Los hornos de convección permiten preparar tus alimentos de forma más rápida y eficiente. Pero si no sabes cuáles son los platos más recomendamos para estos aparatos, en esta guía te explicamos qué es un horno de convección y cómo usarlo.

Cuando se trata de opciones de cocción automática, lo mejor es una sonda de termómetro. Estos establecen temperaturas precisas de la carne y están disponibles en un número creciente de hornos domésticos. También hay versiones que se venden por separado.

Recomendaciones del editor