DT en Español podría recibir una comisión si compras un producto desde el sitio

Parrilla interior o exterior: ¿cuál debes comprar?

Si acostumbras cocinar a la parrilla en tu casa, entonces tienes una decisión importante que tomar: ¿qué necesitas, una parrilla interior o exterior? Aunque tienen el mismo propósito, son aparatos muy diferentes.

El dispositivo para interiores está diseñado para colocarse sobre una mesa o repisa y no produce humo, mientras que el de exteriores es un equipo más grande que se coloca sobre el piso y que con frecuencia requiere una fuente de combustible.

Te va a interesar:

Parrillas para interiores y exteriores: diferencias principales

¿Cómo se adapta la parrilla en tu casa?

Empecemos con una pregunta básica: ¿cómo es tu casa? Las parrillas para exteriores necesitan mucho espacio y con frecuencia requieren de una superficie nivelada, como un patio. Incluso los asadores de carbón más pequeños deben ser colocados en un patio y lejos de materiales flamables. Si no tienes ningún lugar donde pueda encajar un asador o parrilla al aire libre, entonces esta no es una opción.

Además, toma en cuenta que la mayoría de los reglamentos de departamentos y viviendas técnicamente prohíben los asadores para exteriores en balcones debido al peligro de incendio. Si ese es el caso, entonces deberías adquirir una parrilla para interiores.

Si el clima lo permite…

¿En qué temporada del año usarás más tu parrilla? Lluvia, nieve y viento son condiciones climáticas terribles para usar tu asador (existen buenas razones de por qué las parrilladas al aire libre se llevan a cabo durante el verano o con clima templado).

Si tienes ganas de cocinar a la parrilla durante una temporada fría y lluviosa, entonces sería mejor que adquirieras una para interiores. No hay nada que te impida tener dos de estos utensilios, uno para exteriores y otro para dentro de tu casa, y optes por cualquiera según el clima.

Espacio para la parrilla y las fiestas

Una de las más grandes limitaciones de las parrillas para interiores es su tamaño. Incluso los modelos más grandes no pasan de las 240 pulgadas cuadradas, que es mucho menos que el tamaño promedio de un asador de gas para exteriores o uno Traeger.

Si cocinas para una o dos personas, este no es problema, pero si lo haces para una familia más grande, o un grupo de personas y trabajas en diversos platos, te tomará más tiempo. Si quieres hacer una fiesta con un grupo grande de personas, una parrilla para interiores no es la mejor opción a menos que la uses para asar algunas entradas o vegetales.

Una nota rápida sobre tu horno: algunos aparatos modernos vienen con una opción para convertirlos en una parrilla si cuentas con los accesorios indicados. Esta opción ofrece con frecuencia más espacio que una parrilla para interiores y puede ser una mejor alternativa para algunos usuarios.

Combustible y sabor

Es tiempo de habla sobre el sabor. Aquí también hay una gran diferencia: las parrillas para interiores son opciones eléctricas diseñadas para ser seguras dentro de la casa y evitar que se activen las alarmas contra incendios (aunque de cualquier manera podrías querer usarlas en una zona ventilada).

Estas pueden marcar la carne un poco si así lo deseas (de la misma manera que una sartén), pero no sellarán la carne de la misma manera que un asador para exteriores. Las temperaturas más altas tienden a alcanzar de 450 a 500 grados Fahrenheit en la mayoría de los modelos, aunque algunos producen más calor.

Gracias a sus fuentes de combustible, las parrillas para exteriores también ofrecen opciones de sabores adicionales. El carbón brinda cierto tipo de ahumado al sabor de los alimentos. Los parrilleros pueden usar virutas o trozos de madera empapados de una variedad de especias para agregar más sabor a los ingredientes de cocción prolongada. Estas opciones en realidad no existen para las parrillas para interiores sin que tengas que hacer un esfuerzo extra.

Versatilidad y variedad de comidas

Una parrilla al aire libre puede ofrecerte una serie de superficies para asar a tiempos de cocción más lentos o rápidos, o espacios para diferentes ingredientes (carne, pimiento verde asado o rebanadas de piña, etc.). Algunas incluso vienen con segmentos para mantener la comida caliente y otras funciones. Pero en general no compiten con la versatilidad de platillos que puedes cocinar en una parrilla para interiores.

Hay modelos en los que puedes cocinar panqueques, waffles, cambiar al modo panini o tostar tus sándwiches, además de que te ofrecen superficies opciones para asar en las que también puedes cocinar huevos revueltos y croquetas de papa. Eso puede volver útiles a las parrillas para interiores si lo que buscas es variedad de alimentos.

Consideraciones de seguridad

No puedes usar una parrilla para exteriores dentro de tu casa. Estas necesitan un flujo de aire constante y producen humo y monóxido de carbono. En cambio, las parrillas para interiores son casi tan seguras como tu horno, aunque tienes que asegurarte de colocarla en una superficie adecuada donde el riesgo de sobrecalentamiento sea bajo.

Costos y accesibilidad

Las parrillas para interiores pueden costar entre $100 y $200 dólares, según el tipo. Las parrillas para exteriores más económicas también empiezan a un precio bajo, alrededor de $100 a $150 dólares para los modelos básicos, pero aumentan de precio con los asadores de gas comunes hasta alcanzar varios cientos de dólares o más.

En general, una parrilla para interiores es una mejor manera de ahorrar dinero, además de que la puedes usar todo el año si vives en una zona con clima cambiante.

Recomendaciones del editor