Silent Shadow: Rolls-Royce confirma su primer modelo eléctrico

La legendaria marca inglesa de automóviles de superlujo Rolls-Royce, propiedad del fabricante alemán BMW, acaba de confirmar que está en pleno desarrollo de su primer automóvil de producción totalmente eléctrico.

El anuncio fue hecho por Torsten Mueller-Oetvoes presidente ejecutivo de la compañía, en una entrevista con Bloomberg News, en la que aseguró que «la electrificación encaja a la perfección con Rolls-Royce: es rica en torque y es súper silenciosa». No podríamos estar más de acuerdo.

Mueller-Oetvoes se excusó de dar detalles sobre las características del primer automóvil eléctrico, y también se rehusó a compartir cuál será su fecha de lanzamiento, diciendo que esos detalles aún son secretos. Pero todos los seguidores de la industria dan por sentado que el nombre del primer Rolls-Royce eléctrico será Silent Shadow, desde el momento en que la marca presentó una solicitud de registro por ese nombre ante la oficina alemana de registro de la propiedad industrial.

El nombre Silent Shadow es un obvio merecido homenaje a la línea de sedanes Silver Shadow construida por Rolls-Royce entre 1965 y 1980, que tiene el mérito de haber sido el primer modelo de la marca con un diseño moderno, ya que hasta 1964 Rolls-Royce se había mantenido fiel a las enormes carrocerías con guardabarros separados con las que muchos aún asocian a la marca.

Rolls-Royce nunca antes había usado la alabara Silent, o silencioso, en el nombre de sus vehículos. De hecho el uso frecuente de nombres fantasmagóricos, como Ghost (Aparición), Spirit (Espíritu), Phantom (Fantasma), y Cloud (Nube) entre otros, siempre ha estado asociado con el silencio de operación de los vehículos del fabricante.

Si bien el nombre Silent Shadow, o Sombra Silenciosa, suena redundante (¿qué sombra hace ruido?), el nombre subraya lo más silenciosa aún que será la operación de un Rolls-Royce eléctrico. A ese respecto Mueller-Oetvoes recalcó que «no somos conocidos en absoluto por el rugido de nuestros motores ni por los ruidos de escape, y eso es un gran beneficio».

El nombre Silent Shadow también indica que el primer Rolls-Royce eléctrico no será una versión de sus sedanes actuales Ghost y Phantom, sino que se tratará de un tercer miembro de la familia de sedanes de la marca. Sin embargo, se especula que será construido sobre la misma plataforma que sustenta al Phantom, el más grande de los sedanes de Rolls-Royce, y que compartirá los componentes básicos del tren motriz, como su batería y motores eléctricos, con el próximo BMW i7.

Cualquiera que sea la veracidad de estas especulaciones, de lo que no cabe duda es de que estamos viviendo una era de oro en el campo del avance de la tecnología automotriz.

Recomendaciones del editor