Revisión Mercedes-AMG modelo E53 Coupé 2019

El Mercedes-AMG E53 coupé demuestra que los autos poderosos no tienen que ser intimidantes

El Mercedes-AMG E53 coupé es menos agresivo y más verde.

Lo bueno

    Atractivo estilo coupé
    Buen rendimiento
    Interior elegante

Lo malo

    Suspensión rígida
    No tiene personalidad

Mercedes-AMG está impulsando grandes cambios. La división de rendimiento del fabricante alemán forjó su reputación con enormes motores grandes para obtener gran potencia. Desde el legendario AMG Hammer hasta el moderno E63, los bloques de gran desplazamiento han sido su tarjeta de presentación.

Ahora, la firma ofrece una alternativa más ecológica y asequible. El tren motriz del E53 Coupé 2019 combina un motor turbo de 3.0 litros y seis cilindros en línea, con asistencia eléctrica. Los modelos están diseñados para ubicarse por debajo del AMG 63 en precio y rendimiento, pero Mercedes afirma que es digno de llevar la insignia.

Digital Trends se dirigió a Napa Valley en California para averiguar si era cierto. Elegimos un carro con precio base de $74,695 dólares. Con una gran cantidad de extras opcionales, como un paquete de asistencia al conductor, una pantalla de visualización frontal y un sistema de escape de alto rendimiento, el precio se elevó a $93,805 dólares. Todos los valores incluyen un cargo de destino obligatorio de $995 dólares.

Diseño interior y exterior

Si quieres un Mercedes-Benz de tamaño mediano, tienes muchas alternativas. La compañía ofrece la Clase E en versiones coupé, convertible, sedán y station wagon. Sin embargo, que el Clase E coupé es el mejor.

Los coupés de lujo tradicionales de dos puertas se están volviendo escasos, pero el Clase E muestra por qué deben sobrevivir. El diseño exterior es simple y bien proporcionado, un beneficio de la configuración de dos puertas y la plataforma de tracción trasera. Con el E53 Coupé, consigue un tren motriz deportivo que combina con su estilo elegante.

Stephen Edelstein/Digital Trends

El E53 también obtiene una parrilla específica para AMG, parachoques delanteros y traseros, y un alerón trasero. Las prominencias del capó, una característica de estilo que se remonta al clásico Mercedes 300SL Gullwing, completan el look.

El E53 Coupé nunca será un automóvil familiar, como podría serlo el E53 Sedán.

Como todos los coupés de dos puertas, el estilo viene a expensas de lo práctico, aunque el espacio interior es adecuado para un vehículo de este tipo: generoso en el asiento delantero, mientras que los asientos traseros son tolerables para una distancia razonable. Pero el E53 Coupé nunca será un automóvil familiar, como podría serlo el E53 Sedán. El espacio del maletero de 10 pies cúbicos (283 litros) es suficiente para el equipaje de un fin de semana, pero nada más.

El interior tiene mucho carácter. Las rejillas de los altavoces Burmester y los ribetes de fibra de carbono, los cinturones de seguridad rojos y la iluminación púrpura, te hace sentir como si estuvieras en un club nocturno muy deportivo. Es posible que algunos detalles no se adapten a todos los gustos, pero hacen que la cabina sea distintiva y lujosa. Los asientos delanteros de cuero Nappa también son cómodos.

Exuberantes pantallas

El AMG E53 obtiene una versión del sistema de infoentretenimiento Comand, usado en otros modelos de Mercedes. La pantalla principal de 12.3 pulgadas funciona con un grupo de instrumentos digitales de dimensiones similares. Aunque no es la solución más elegante, crea gráficos atractivos. El sistema es compatible con Apple CarPlay y Android Auto. Cuenta con un controlador de rueda táctil/click y, alternativamente, pequeños paneles táctiles en el volante y conmutadores para el volumen de audio y el modo de conducción.

El vehículo de prueba tenía el paquete opcional de asistencia al conductor, que incluye el control de crucero adaptativo Distronic, asistencias de dirección activa, de cambio de carril activa, de dirección evasiva y una serie de otras ayudas al conductor. Si eso no evita un choque, el E53 también incluye el sistema de protección del ocupante predictivo Pre-Safe de Mercedes y el sonido Pre-Safe, que canaliza el ruido a través del sistema de audio para preparar los oídos para ruidos fuertes.

Impresiones

El AMG E53 se define por su tren motriz. Es la característica principal que hace sea distinto de un Clase E coupé estándar. En ese sentido, el E53 es como cualquier otro modelo AMG. El primer Clase E de AMG merecía su apodo de Hammer debido a un potente motor V8 y el actual AMG E63 S, que no está disponible como coupé, tiene 603 caballos de fuerza.

El objetivo de Mercedes era alcanzar un alto rendimiento y parece haber tenido éxito.

Pero el tren motriz del E53 es diferente. Consta de un motor de 3.0 litros turboalimentado y seis cilindros en línea, acoplado a una transmisión automática de nueve velocidades, combinado con el sistema híbrido EQ Boost de Mercedes. El motor de gasolina produce 429 hp y 384 libras/pie de torque (520 Nm). El eléctrico, en tanto, puede agregar 21 hp y 184 libras/pie (249 Nm) en ráfagas cortas.

El E53 es un automóvil a gasolina con asistencia eléctrica y no un híbrido completo como el Toyota Prius. Es decir, el motor eléctrico no puede impulsarlo por sí solo, pero permite que el sistema de arranque funcione de manera más agresiva, e incluso en ciertas condiciones que el coche se deslice con el motor apagado. Un sistema eléctrico de 48 voltios también elimina la necesidad de accesorios accionados por correa.

El objetivo de Mercedes era alcanzar un alto rendimiento y parece haber tenido éxito: el E53 está calificado por la EPA con un respetable 23 mpg combinado (9.7 kpl). Eso es un poco mejor que el menos poderoso E450 4Matic Coupé bastante más que los V8 de mayor desplazamiento que el sistema de propulsión híbrido suave pretende suplantar.

¿Qué pasa con el rendimiento? Mercedes dijo que el E53 alcanzará de cero a 60 mph (96 kph) en 4.3 segundos. Eso es 0.1 segundo más rápido que un Audi S5 Coupé. La velocidad máxima está limitada electrónicamente a 130 mph (209 kph). Eso no es muy impresionante para un automóvil de alto rendimiento, pero la mayoría de los propietarios nunca se acercarán a esa velocidad en el mundo real.

La tracción en todas las ruedas es estándar, pero el sistema tiene un sesgo trasero para darle al automóvil una sensación más viva. Puede enviar hasta el 100 por ciento de la potencia a la parte posterior, y nunca envía más del 50 por ciento a las ruedas delanteras.

Rivales

El Mercedes-AMG E53 coupé no tiene competidores directos. Mercedes es el único fabricante de automóviles de lujo que aún vende un coupé de dos puertas de tamaño mediano en Estados Unidos. El BMW Serie 4 y el Audi S5 no son más pequeños, pero están posicionados como modelos de nivel inferior que compiten con el Mercedes-Benz Clase C Coupé.

El Audi S7 y el BMW Serie 6 Gran Coupé, que pronto dejará de producirse, están más cerca del E53 en precio y prestigio, pero los llamados coupés de cuatro puertas en realidad son sedanes con una carrocería más llamativa.

El E53 Coupé probablemente tendrá que luchar más duro contra otros modelos de Mercedes. El tren motriz híbrido 53 también está disponible en el convertible y sedán Clase E, así como en los cupés de cuatro puertas CLS y AMG GT.

Recomendaciones del editor