Brabus 800 Mercedes-AMG GLE 63 S Coupe: un monstruo basado en una bestia

La nueva SUV Brabus 800 Mercedes-AMG GLE 63 S 4MATIC+ Coupe es la versión envenenada por la casa de performance alemana Brabus de la variante coupé de la camioneta Mercedes-AMG GLE 63 S 4MATIC+.

Quizá lo anterior se lea confuso, pero aclararemos comenzando por el vehículo.

No se trata de un error cuando usamos la palabra “coupé” al referirnos a una camioneta SUV que claramente tiene cuatro puertas. Lo que ocurre es que a partir de 2004 Mercedes-Benz comenzó a referirse a cualquier modelo con líneas dinámicas y deportivas distintas a las de un sedán o a las de una SUV tradicional con ventana trasera perpendicular al suelo como un coupé. BMW, Audi e incluso Volkswagen siguieron el liderazgo de Mercedes y crearon la muy alemana categoría de los coupé de cuatro puertas.

Por otra parte, cuando decimos envenenamiento, nos referimos a modificaciones mecánicas y de software que buscan darle más potencia a un motor y más habilidades al chasis de un vehículo a fin de poder sacar el máximo provecho de esa potencia, así como a modificaciones visuales para darle un aspecto más acorde con sus nuevas capacidades.

¿Qué más potencia se le puede pedir a un motor V8 doble turbo de 4.0 litros que ya produce 603 caballos de fuerza y 627 libras-pie de torque? Para los ingenieros de la casa modificadora Brabus la respuesta, por el momento, es 197 caballos y 110 lb-pie más.

Bajo la tapa del motor de la nueva Brabus 800 Mercedes-AMG GLE 63 S 4MATIC+ Coupe, el V8 doble turbo de la GLE 63 S 4MATIC + produce 800 caballos y 737 lb-ft de torque, que lo hacen capaz de disparar esta SUV con tracción total de 0 a 62 mph (100 km/h) en 3.7 segundos. Al igual que en el caso de la GLE 63, la velocidad máxima de la Brabus 800 está limitada a 174 mph (280 km/h), lo cual no es un mala idea cuando consideramos su alto eje de gravedad, aún cuando la Brabus 800 marcha una pulgada más cerca del suelo que la GLE 63 S.

Brabus logra la potencia extra mediante un par de turbocargadores nuevos de diseño propio y, claro está, de mayor tamaño combinados con módulo de control computarizado propio en reemplazo del Mercedes-AMG, adaptado a la electrónica del motor GLE 63 S que modifica el mapeo de inyección, impulsa el control de la presión y la ignición.

Incluso en este generoso festín de modificaciones mecánicas hay aspectos que son opcionales, como el sistema Brabus Boost Xtra, que consiste en dos adaptadores para las válvulas de bypass del escape que aseguran que el ruido de explosión característico de los V8 turboalimentados de Mercedes-AMG sea audible al levantar el pie del acelerador.

El envenenamiento visual en la Brabus 800 Mercedes-AMG GLE 63 S 4MATIC+ Coupe se logra por medio de mejoras aerodinámicas en el alerón delantero, las tomas de aire más grandes y el difusor trasero, todos terminados en fibra de carbono expuesta, y también gracias a un impactante juego de rines de 23 pulgadas y aleación Brabus pintados de negro  que pueden estar envueltos en neumáticos de alto rendimiento de Continental, Pirelli o Yokohama, según la preferencia del comprador.

Brabus ofrece la cabina en “cualquier color deseado y en muchos diseños distintos” con revestimientos de cuero o Alcantara, y pedales, paletas de cambios en el volante y seguros de aluminio. También hay placas de desgaste de acero inoxidable con un logotipo de Brabus retroiluminado que cambia el color en sincronización con la iluminación interior.

La Brabus 800 Mercedes-AMG GLE 63 S 4MATIC+ Coupe puede ser adquirida directamente del modificado o preparada sobre una Mercedes-AMG GLE 63 S 4MATIC+ Coupe entregada por el dueño, de un solo golpe o en etapas.

Recomendaciones del editor