Triángulo de las Bermudas: esto dice la ciencia sobre el enigma

El Triángulo de las Bermudas ocupa un lugar especial en la lista de enigmas que confunden y fascinan a la humanidad desde hace décadas, inspirando películas, series y múltiples teorías conspirativas. Pero, ¿qué dice la ciencia sobre el Triángulo de las Bermudas?

Te va a interesar:

El Triángulo de las Bermudas es un área del océano Atlántico de unos 500,000 kilómetros cuadrados ubicada entre Florida (Estados Unidos), Puerto Rico y Bermudas. El lugar debe su nombre a que si se unen estos tres lugares en un mapa, se forma un triángulo.

Hasta 1.000 personas han desaparecido en el Triángulo de las Bermudas. Durante décadas, marineros y aviadores han dicho durante mucho tiempo que se trata de una zona que tiene fuerzas sobrenaturales. Pero la ciencia tiene otras explicaciones.

Origen del misterio

Mapa que muestra el Triángulo de las Bermudas
Getty Images

El lugar comenzó a adquirir su triste fama el 5 de diciembre de 1945, cuando 5 bombarderos con 14 pilotos estadounidenses desaparecieron en la zona, sin dejar rastros. Para acrecentar el misterio, un avión de búsqueda de las víctimas también desapareció junto a sus 13 tripulantes.

La zona fue bautizada como Triángulo de las Bermudas por el periodista Edward van Winkle, quien en la década de 1950 escribió un artículo para la agencia Associated Press sobre las misteriosas desapariciones. Sin embargo, el tema despegó en 1974.

Charles Berlitz, un escritor estadounidense de fenómenos paranormales, publicó el libro The Bermudas Triangle, que vendió unos 20 millones de ejemplares. Berlitz ofreció explicaciones racionales sobre las desapariciones, como los reportes oficiales de la Guardia Costera de Estados Unidos, pero añadió fenómenos paranormales, como ovnis, experimentos militares o restos de antiguas civilizaciones.

Sin embargo, la mayoría de estos casos fueron descartados por el piloto y ensayista Larry Kusche en sus libros The Bermuda Triangle Mystery – Solved (1975) y The Disappearance of Flight 19 (1980), donde afirma que todos los incidentes habían sido causados por tormentas, fallas humanas, se habían registrado fuera del Triángulo o, incluso, ni siquiera existían.

Qué dice la ciencia

Triángulo de las Bermudas / Ilustración
Ilustración del Triángulo de las Bermudas. Getty Images

El área del Triángulo de las Bermudas es una de las más transitadas del mundo. Se estima más de 10 millones de naves han atravesado la zona en el último siglo, pero solo se han reportado desapariciones de unos 100 barcos y 50 aviones. Es decir, una tasa de 0,002 por ciento.

El número de incidentes que involucran aviones y buques es similar al que tienen otras zonas igual de transitadas, considerando además no solo circulan grandes naves, sino que también pequeñas embarcaciones y es una zona de grandes tormentas y huracanes.

Aunque la zona sigue siendo de interés científico, tampoco hay una respuesta que englobe todos los incidentes. Y es que si en algo están de acuerdo los especialistas, es que detrás de los incidentes, hay múltiples explicaciones.

Olas rebeldes

Otra teoría la ofrecieron en 2018 oceanógrafos británicos de la Universidad de Southampton. Después de estudiar durante décadas el lugar, llegaron a la conclusión de que algunos de los barcos desaparecidos sin explicación han sido succionados por olas rebeldes de más de 30 metros de altura.

El fenómeno, identificado de forma satelital por primera vez en Sudáfrica en 1997, se produce debido a la unión de las tormentas del norte y del sur, pero dura pocos minutos, según el equipo del investigador Simon Boxall. Los investigadores llegaron a la conclusión de que estas olas gigantes fueron al menos las responsables del hundimiento del barco USS Cyclops, en 1918.

Hidratos de gas metano

Otra teoría, aunque con menos adeptos, es la que elaboró el geoquímico Richard McIver –un investigador de Exxon Mobile-, quien en 1981 vinculó las explosiones de gas metano y el mito del Triángulo de las Bermudas.

Los grandes deslizamientos que se producen en la plataforma continental de América del Norte rompen los hidratos de gas metano –un sólido cristalino de gas metano y agua–, liberando burbujas gigantes de gas metano que afectarían la sustentación de barcos. De hecho, si se formara alrededor de una nave, ésta se hundiría sin aviso.

El geólogo Bill Dillon, del Servicio Geológico de Estados Unidos, advirtió que no hay evidencia de una liberación de metano en los últimos 15,000 años. Aunque el fenómeno es posible, un barco tendría que pasar por el lugar adecuado en el momento preciso. Algo poco probable.

Factor humano

El factor humano parece ser una de las explicaciones más probables, como decisiones equivocadas de pilotos de aviones o capitanes de los barcos ante situaciones imprevistas. Así lo cree Shane Satterley, un candidato a doctorado en la Universidad de Griffith (Australia), que indagó en los registros de los incidentes.

Satterley llegó a la conclusión de que el factor humano es el que explique la mayor cantidad de incidentes. “Tomemos la desaparición de Charles Taylor y los cinco aviones que investigó la Marina de los Estados Unidos. (…) Cuando oscureció y el clima cambió, Taylor había llevado los aviones al lugar equivocado”, explicó en un artículo a The Conversation.

¿Magnetismo?

Aunque muchos medios recogieron erróneamente esta información a comienzos de 2021 y que incluso se le atribuyó a un informe de la NASA, la Anomalía del Atlántico Sur (AAS) no es una de las teorías que explica los incidentes.

Denominado el “Triángulo de las Bermudas del Espacio” –lo que explicaría la confusión–, se trata de una zona sobre Sudamérica y el sur del océano Atlántico donde la intensidad de la radiación solar es mayor que en otras regiones, debido a una depresión del campo magnético de la Tierra.

Si bien el fenómeno es de importancia para satélites y otras naves espaciales que orbitan a cientos de kilómetros y es de interés para las agencias espaciales, la NASA no ha establecido ninguna relación entre el AAS y el Triángulo de las Bermudas.

Recomendaciones del editor