Ruidos sísmicos disminuyeron en la Tierra por la pandemia

El movimiento incesante de la superficie de la Tierra en tiempos normales producto del tráfico de vehículos, la masa de la población, el funcionamiento de las industrias y otro tipo de actividades, ha disminuido casi en un 50% durante la pandemia de coronavirus.

Y esto ha ayudado poderosamente a un indicador muy valioso, el ruido de frecuencia sísmica que registran los científicos.

“Casi se puede ver como una ola”, dijo Stephen Hicks, un sismólogo que trabajó en el estudio en el Imperial College de Londres en The Guardian. “Se puede ver la calma sísmica que se extiende a lo largo del tiempo, comenzando en China a fines de enero y luego pasando a Italia y más allá en marzo y abril”.

Los investigadores analizaron rastros de una red de 268 sensores sísmicos en 117 países y encontraron caídas sustanciales en el ruido generado por humanos en 185 de ellos. Las mayores caídas se observaron en centros urbanos ocupados como Nueva York y Singapur, pero incluso las estaciones remotas en la Selva Negra de Alemania y en Rundu, Namibia, también bajaron sustancialmente.

frecuencia sísmica

“La calma no tiene precedentes, al menos hasta donde podemos retroceder en el tiempo con datos sísmicos continuos”, dijo Thomas Lecocq, primer autor del estudio en el Observatorio Real de Bélgica. 

Los hallazgos fueron publicados en Science y revelan por un lado que será más fácil detectar ruidos propios del fondo de la Tierra y así poder encontrar mini terremotos provocados por el deslizamiento incremental a lo largo de fallas geológicas. Lo mismo ocurre con el monitoreo de volcanes cerca de los centros urbanos.

Hicks añadió en el medio inglés que, “en ciudades con riesgos geológicos, como terremotos, volcanes y deslizamientos de tierra, queremos monitorear y tal vez recibir una advertencia de lo que está sucediendo. Pero con el aumento del ruido humano, será cada vez más difícil ver esas pequeñas señales. Esperamos que esto genere un nuevo conjunto de estudios en este nuevo campo de ruido humano”.

Recomendaciones del editor