Mira a este robot fabricar sandalias personalizadas en un par de minutos

La compañía de zapatos Keen Footwear, fabricantes de las creativas sandalias Uneek Sandal, han desarrollado un sistema robótico descrito como “la fábrica de zapatos más pequeña del mundo”.

Desarrollado conjuntamente con la compañía House of Design, que se especializa en la fabricación de soluciones de automatización únicas, el Uneekbot es un sistema que consiste en dos brazos robóticos, varios accesorios personalizados, y una tableta que sirve como el controlador del robot, lo que permite iniciar y detener el proceso de calzado, o introducir variables personalizadas.

Cuando se activan, los dos brazos trabajan juntos para crear un par personalizado de sandalias Uneek, seleccionando automáticamente el cordón de color adecuado antes de tejerlo a través de los otros componentes del zapato.

De hecho, en su configuración más rápida, el robot completa su tarea en sólo seis minutos, lo que es aproximadamente la mitad del tiempo que tarda una persona en realizar el mismo trabajo a mano. El zapato es entonces entregado a un humano real, que comprueba el trabajo de Uneekbot para el control de calidad, y termina los últimos pasos de su construcción.

“El hardware del Uneekbot consiste en productos disponibles en el mercado, pero es el software creado por House of Design lo que lo hace especial”, dijo Rory Fuerst, Jr., director de innovación de Keen, a Digital Trends . “Todos los demás me dijeron que no era posible crear un robot que pudiera hacer lo que queríamos, pero el equipo de House of Design simplemente empezó a trabajar hasta desarrollar el código para que esto fuera posible”.


El resultado fue una fábrica de zapatos portátil que puede ir a cualquier lugar, permitiendo que Keen tome la historia de Uneek y la lleve donde quiera presentarla. El sistema debutó por primera vez en la feria al aire libre
 Outdoor Retailer Show en Salt Lake City el pasado mes de agosto, y desde entonces ha viajado a espectáculos deportivos en Friedrichshafen y Munich, Alemania.

Recientemente, el robot apareció en Tokio -donde los zapatos de Uneek están en alta demanda- lo que, sumado a la obsesión japonesa con los robots, convirtió al dispositivo en un popular atractivo para quienes lo vieron en acción. Grandes grupos de interesados transeúntes se reunieron alrededor de la tienda de Keen, Uneekbot Factory Store, en el elegante edificio Bank Gallery de la ciudad, sólo para ver cómo el robot hacía su trabajo.

Mientras que el robot es rápido y eficiente en la fabricación de zapatos, no se espera que asuma la línea de producción entera de Keen. Con el fin de mantener los niveles actuales de producción, una fuerza de trabajo completamente robótica simplemente no es económicamente factible en este momento. Sin embargo, la compañía sigue buscando maneras de mejorar ese proceso y Uneekbot es una gran prueba de concepto de lo que el futuro de esta industria parece ofrecer.

Recomendaciones del editor