Skip to main content

Reviven con un robot una criatura prehistórica de los mares

La robótica está llegando a unos niveles insospechados y que ya están demostrando empíricamente avances notables en disciplinas científicas como la paleontología, que se ha ayudado de este nivel de ingeniería para dar forma a antiguos seres que poblaron la Tierra hace millones de años.

Es el caso de investigadores de la Universidad Carnegie Mellon del Departamento de Ingeniería Mecánica, que en colaboración con paleontólogos de España y Polonia, están introduciendo la Paleobiónica, un campo destinado a utilizar Softbotics, robótica con electrónica flexible y materiales blandos, para comprender los factores biomecánicos que impulsaron la evolución utilizando organismos extintos.

«Nuestro objetivo es utilizar Softbotics para devolver la vida a los sistemas biológicos, en el sentido de que podemos imitarlos para comprender cómo funcionan», dijo Phil LeDuc, profesor de ingeniería mecánica.

Phil LeDuc and Carmel Majidi: Paleobionics: Robotics Inspired by Extinct Species

Utilizando simulaciones computacionales y robots blandos, un equipo de investigación dirigido por LeDuc y Carmel Majidi ha dado nueva vida al pleurocistítido, un organismo marino que existió hace casi 450 millones de años. Los pleurocistítidos, un miembro de la clase de los equinodermos, que incluye las estrellas de mar y los erizos de mar modernos, fueron uno de los primeros equinodermos capaces de moverse utilizando un tallo musculoso.

«Softbotics es otro enfoque para informar a la ciencia utilizando materiales blandos para construir extremidades y apéndices de robots flexibles. Muchos principios fundamentales de la biología y la naturaleza solo pueden explicarse completamente si miramos hacia atrás en la línea de tiempo evolutiva de cómo evolucionaron los animales. Estamos construyendo análogos de robots para estudiar cómo ha cambiado la locomoción», explicó Majidi, autor principal y profesor de ingeniería mecánica.

El equipo utilizó evidencia fósil para guiar su diseño y una combinación de elementos impresos en 3D y polímeros para imitar la estructura columnar flexible del apéndice móvil para construir el robot. Demostraron que los pleeurocistítidos probablemente podían moverse sobre el fondo del mar con la ayuda de un tallo que empujaba al animal hacia adelante y determinaron que los movimientos de barrido amplios eran probablemente el movimiento más efectivo. También se descubrió que el aumento de la longitud del tallo aumentaba significativamente la velocidad de los animales sin obligarlos a ejercer más energía.

Imagen utilizada con permiso del titular de los derechos de autor

«Los investigadores de la comunidad de robótica bioinspirada deben elegir características importantes que valga la pena adoptar de los organismos a lo largo del tiempo», dijo Richard Desatnik, candidato a doctorado y coautor principal.

«Esencialmente, tenemos que decidir buenas estrategias de locomoción para que nuestros robots se muevan. Por ejemplo, ¿un robot estrella de mar realmente necesitaría usar 5 extremidades para la locomoción o podemos encontrar una mejor estrategia?», agregó Zach Patterson, ex alumno de CMU y coautor principal.

«Dar una nueva vida a algo que existió hace casi 500 millones de años es emocionante en sí mismo, pero lo que realmente nos entusiasma de este avance es lo mucho que podremos aprender de él», dijo LeDuc. «No solo estamos mirando fósiles en el suelo, estamos tratando de comprender mejor la vida a través del trabajo con paleontólogos increíbles».

Recomendaciones del editor

Diego Bastarrica
Diego Bastarrica es periodista y docente de la Universidad Diego Portales de Chile. Especialista en redes sociales…
Prueban un robot que repara heridas gástricas con bioimpresión
Robot bioimpresion

Usan células humanas como tinta y están programadas para construir tejidos y órganos humanos.

Las bioimpresoras 3D ya son una realidad en algunos países e incluso pueden ocuparse para crear partes del cuerpo, a la medida, en las cirugías de transplante.

Leer más
¿Por qué Steve Jobs se vestía siempre igual?
Una imagen de Steve Jobs durante la presentación del iPhone el 9 de enero de 2007

Basta una búsqueda en Google de imágenes de Steve Jobs para notar que el afamado cofundador de Apple se vestía siempre igual. Otra búsqueda que invariablemente termina autocompletándose con la pregunta del millón: ¿por qué Steve Jobs se vestía siempre igual?

Lo cierto es que Steve Jobs no es el único que personificó tan peculiar estilo. Antes lo hizo Albert Einstein y actualmente el máximo exponente de siempre vestir igual es Mark Zuckerberg, a quien suele vérsele con una camiseta gris y jeans. Las mujeres también hacen gala de este estilo. Sheryl Sandberg, por años directora de Operaciones de Facebook, solía utilizar vestidos unicolor, casi siempre negros o grises. ¿Por qué los grandes tomadores de decisiones suelen vestir igual? La psicología lo explica desde un término conocido como fatiga de la decisión.

Leer más
Los 10 terremotos más fuertes de la historia
Los terremotos más fuertes de la historia.

Lo sucedido esta mañana en Nueva York y el desastre de enormes proporciones de Taiwan, aún está bastante lejos de los terremotos más grandes que han sacudido al mundo desde que estos fenómenos se pueden medir. En efecto, el llamado Cinturón de Fuego del Pacífico hace que los países de esta zona del planeta hayan sido azotados por los terremotos más fuertes de la historia, los que que han dejado a su paso la muerte de cientos de miles de personas y millones de damnificados, la destrucción de ciudades y millonarias pérdidas económicas.

Chile, Estados Unidos, Rusia, Japón y los países del sudeste asiático han sido testigos de cómo los terremotos con mayor magnitud en la historia han cambiado completamente la morfología del terreno, desviado incluso el curso de algunos ríos, levantado el suelo o provocado la desaparición de islas completas. Los siguientes son los terremotos más fuertes en la historia de la humanidad.
Chile, 22 de mayo de 1960
9.5 grados Richter
Chile Terremoto 9,5 Valdivia 1960

Leer más