Skip to main content

Primicia mundial: las plantas emiten sonidos

Un avance mundial inédito es el que consiguieron investigadores de la Universidad de Tel Aviv, que registraron y analizaron sonidos claramente emitidos por las plantas. Los sonidos similares a clics, similares al estallido de las palomitas de maíz, se emiten a un volumen similar al del habla humana, pero a altas frecuencias, más allá del rango de audición del oído humano.

«Encontramos que las plantas generalmente emiten sonidos cuando están bajo estrés, y que cada planta y cada tipo de estrés está asociado con un sonido identificable específico. Aunque imperceptibles para el oído humano, los sonidos emitidos por las plantas probablemente pueden ser escuchados por varios animales, como murciélagos, ratones e insectos», dijeron los científicos.

Global breakthrough: Plants emit sounds!

El estudio fue dirigido por Lilach Hadany de la Escuela de Ciencias de las Plantas y Seguridad Alimentaria de la Facultad Wise de Ciencias de la Vida, junto con el Prof. Yossi Yovel, Director de la Escuela Sagol de Neurociencia y miembro de la facultad de la Escuela de Zoología y el Museo Steinhardt de Historia Natural, y los estudiantes de investigación Itzhak Khait y Ohad Lewin-Epstein. en colaboración con investigadores de la Escuela de Ciencias Matemáticas Raymond y Beverly Sackler, el Instituto de Investigación de Cultivos de Cereales y la Escuela Sagol de Neurociencia, todos en la Universidad de Tel Aviv. El artículo fue publicado en la prestigiosa revista científica Cell.

«De estudios previos sabemos que los vibrómetros conectados a las plantas registran las vibraciones. Pero, ¿estas vibraciones también se convierten en ondas sonoras en el aire, es decir, sonidos que se pueden grabar a distancia? Nuestro estudio abordó esta pregunta, que los investigadores han estado debatiendo durante muchos años», dijo la profesora Hadany.

En la primera etapa del estudio, los investigadores colocaron plantas en una caja acústica en un sótano silencioso y aislado sin ruido de fondo. Los micrófonos ultrasónicos que graban sonidos a frecuencias de 20-250 kilohercios (la frecuencia máxima detectada por un adulto humano es de aproximadamente 16 kilohercios) se instalaron a una distancia de aproximadamente 10 cm de cada planta. El estudio se centró principalmente en las plantas de tomate y tabaco, pero también se registraron trigo, maíz, cactus y henbit.

Hadany comentó que, «Antes de colocar las plantas en la caja acústica las sometimos a varios tratamientos: algunas plantas no habían sido regadas durante cinco días, en algunas el tallo había sido cortado y algunas estaban intactas. Nuestra intención era probar si las plantas emiten sonidos, y si estos sonidos se ven afectados de alguna manera por la condición de la planta. Nuestras grabaciones indicaron que las plantas en nuestro experimento emitieron sonidos a frecuencias de 40-80 kilohercios. Las plantas no estresadas emitieron menos de un sonido por hora, en promedio, mientras que las plantas estresadas, tanto deshidratadas como lesionadas, emitieron docenas de sonidos cada hora.

Imagen utilizada con permiso del titular de los derechos de autor

Las grabaciones recopiladas de esta manera fueron analizadas por algoritmos de aprendizaje automático (IA) especialmente desarrollados. Los algoritmos aprendieron a distinguir entre diferentes plantas y diferentes tipos de sonidos, y finalmente pudieron identificar la planta y determinar el tipo y el nivel de estrés de las grabaciones. Además, los algoritmos identificaron y clasificaron los sonidos de las plantas incluso cuando las plantas se colocaron en un invernadero con una gran cantidad de ruido de fondo. En el invernadero, los investigadores monitorearon las plantas sometidas a un proceso de deshidratación a lo largo del tiempo y encontraron que la cantidad de sonidos que emitían aumentaba hasta un cierto pico, y luego disminuía.

La profesora Hadany concluyó que: «En este estudio resolvimos una controversia científica muy antigua: ¡probamos que las plantas emiten sonidos! Nuestros hallazgos sugieren que el mundo que nos rodea está lleno de sonidos de plantas, y que estos sonidos contienen información, por ejemplo, sobre la escasez de agua o lesiones. Suponemos que en la naturaleza los sonidos emitidos por las plantas son detectados por criaturas cercanas, como murciélagos, roedores, varios insectos y posiblemente también otras plantas, que pueden escuchar las altas frecuencias y obtener información relevante. Creemos que los humanos también pueden utilizar esta información, dadas las herramientas adecuadas, como sensores que informan a los cultivadores cuándo las plantas necesitan riego. Aparentemente, un campo idílico de flores puede ser un lugar bastante ruidoso. ¡Es solo que no podemos escuchar los sonidos!»

Recomendaciones del editor

Topics
Diego Bastarrica
Diego Bastarrica es periodista y docente de la Universidad Diego Portales de Chile. Especialista en redes sociales…
¿Quién es Windows95man? un homenaje nerd en Eurovision
quien es windows95man eurovision

El festival Eurovision es toda una tradición cultural del mundo occidental, y sus grandes interpretes han logrado consolidar carreras a partir de su vitrina. Y en esta edición 2024, un músico finlandés quiere cruzar las fronteras con su particular estilo.

Se trata de Windows95Man, un hombre de bigote y pelo largo rubio ataviado con ropa de Microsoft, cantando una canción titulada "No Rules".

Leer más
Adiós vecinos ruidosos: el MIT crea tela mágica que sería la solución
Ruido molesto

Seguramente te ha ocurrido en más de una ocasión, tener ese vecino molesto que a altas horas de la madrugada sigue metiendo un ruido infernal mientras tu intentas conciliar el sueño, y ahí parece no haber aislación que resulte para mitigar los efectos de las vibraciones.

Bueno, hasta ahora que el MIT parece haber creado una tela casi mágica que aísla casi a la perfección cualquier ruido molesto.

Leer más
¿Quieres ser tú?: Neuralink busca su segundo voluntario humano
neuralink busca su segundo voluntario humano paciente

En enero de 2024, Noland Arbaugh se convirtió en el primer paciente en recibir un implante cerebral de Neuralink, la compañía de neurotecnología fundada por Elon Musk. Este dispositivo, conocido como "The Link", contiene más de 1.000 electrodos y está diseñado para permitir a los pacientes con parálisis controlar tecnología externa solo con su mente.

Inicialmente, Arbaugh, quien quedó tetrapléjico tras un accidente de buceo, pudo realizar tareas como navegar por internet, jugar videojuegos y usar su computadora portátil con el implante.

Leer más