Los experimentos científicos que pusieron en peligro la Tierra

A veces, las historias que deberían ser catalogadas como ciencia ficción resultan ser reales, y al hablar de ciencia, uno pensaría que esta siempre está -o debería- al servicio del progreso de la humanidad y del desarrollo del conocimiento. Sin embargo, estos experimentos científicos peligrosos son apenas algunos ejemplos de que esto no siempre es así.

Te va a interesar:

Prueba Trinity

Prueba Trinity: la detonación que cambió al mundo

El 16 de julio de 1945 Estados Unidos llevó adelante la prueba Trinity, la primera detonación de arma nuclear en la historia. El experimento fue realizado en Alamogordo, en el desierto de Nuevo México, y se llevó a cabo menos de un mes antes de los ataques atómicos contra Hiroshima y Nagasaki de la Segunda Guerra Mundial.

Aunque la prueba permitió comprobar por primera vez las teorías del físico Hans Bethe, en cuanto a que era matemáticamente “casi imposible” que una bomba nuclear incendiara la atmósfera y destruyera el planeta, su realización provocó inquietud incluso entre la comunidad científica.

Programa soviético de armas biológicas

La ex-Unión Soviética desarrolló de forma encubierta el programa de armas biológicas más grande entre 1920 y, al menos, hasta 1992, violando incluso la Convención Internacional de 1972. Se sabe que desarrolló once agentes biológicos, pero realizó ha realizado sobre muchos más. Una de los incidentes más conocidos fue la fuga de esporas de Bacillus anthracis (el agente causante del ántrax) una instalación militar en Sverdlovsk registrada en 1979. Al menos murieron 66 personas, aunque se ignora el número total debido a que la KGB destruyó las pruebas.

Starfish Prime

Estados Unidos detonó el 9 de julio de 1962 una bomba nuclear a una altitud de 400 kilómetros, en una zona donde hoy se encuentra la Estación Espacial Internacional (ISS), con el objetivo de bloquear los sistemas de misiles soviéticos. Se trató de una  cabeza termonuclear W-49 de 1,44 megatones, la más grande detonada en el espacio. La prueba creó un cinturón de radiación alrededor de la Tierra que duró cinco años, afectando los satélites de órbita baja, y dañando de paso teléfonos y sistemas eléctricos.

Kola Superdeep

Con una longitud de 12.2 kilómetros y 23 centímetros de diámetro, el Kola Superdeep de Rusia es el agujero con fines científicos más profundo del mundo. El proyecto pretendía estudiar el manto de la Tierra, la capa ubicada a unos 30 kilómetros bajo la superficie. Fue suspendido después de que el rotor se trabara debido a que las temperaturas alcanzaron los 260° C. Aunque no representa una amenaza para la humanidad, en sus inicios se temió que los trabajos podrían provocar movimientos sísmicos e, incluso, otros creían que podría liberar demonios…

Gran Colisionador de Hadrones (LHC)

El Gran Colisionador de Hadrones (LHC, por sus siglas en inglés) es el acelerador de partículas más grande y el de mayor energía del mundo. Está ubicado en un túnel de 27 kilómetros de circunferencia a 175 metros bajo tierra, en la frontera entre Francia y Suiza. Su puesta en marcha requirió la participación de más de 10,000 científicos y es considerada la máquina más grande y el instrumento científico más sofisticado.

La mayoría de las teorías conspirativas en torno a su construcción, como ser responsable de terremotos o atraer asteroides a la Tierra, han sido refutadas por la Organización Europea para la Investigación Nuclear (CERN). La agencia también ha descartado que pueda provocar agujeros negros como los del espacio, aunque no descartó agujeros negros cuánticos. “La observación de tal evento sería emocionante para comprender el Universo y sería perfectamente segura”, dijo la entidad.

Recomendaciones del editor