La electricidad inalámbrica de Nikola Tesla se hace realidad

Nikola Tesla es quizás uno de los científicos más incomprendidos de su época, sobre todo luego de que al comienzo del siglo XX afirmara que era posible la transmisión inalámbrica de energía.

“Un instrumento barato, no más grande que un reloj, le permitirá a su portador escuchar en cualquier parte, en el mar o en la tierra, música y canciones, el discurso de un político, la conferencia de una eminencia científica o el sermón de un clérigo, pronunciado en cualquier lugar distante”, comentó sobre la transmisión a distancia, idea con la que compitió contra Guglielmo Marconi por ver quién era el primero en lograr transmitir mensajes a través del Atlántico.

Lo cierto es que internet hoy hace posible esa transmisión vía grandes cables submarinos y luego la prolongación por aire con las señales wifi, pero la energía inalámbrica aún era una utopía, a menos que en Nueva Zelandia tengan la respuesta.

Emrad es una startup que quiere hacer posible eso en la isla de Oceanía. Su CEO, Greg Kushnir, comentó en un comunicado en lo que están trabajando: “Tenemos una gran cantidad de energía eólica, solar e hidráulica limpia disponible en todo el mundo, pero existen desafíos costosos que conlleva la entrega de esa energía mediante métodos tradicionales, por ejemplo, parques eólicos marinos o el estrecho de Cook aquí en Nueva Zelanda que requieren cables submarinos que son costosos de instalar y mantener”.

En este momento, Emrod está probando en una “pequeña” larga distancia, enviando “unos pocos vatios” de un lado a otro a unos 130 pies, dice Kushnir a New Atlas.

“La energía se transmite a través de ondas electromagnéticas a largas distancias utilizando la tecnología patentada de formación de haces, metamateriales y rectenna de Emrod”, explican.

Las características de la electricidad inalámbrica de Emrod:

  • Emrod utiliza haces en la banda ISM (industrial, científica y médica) con frecuencias comúnmente utilizadas en WiFi, Bluetooth y RfID.
  • La transmisión punto a punto significa que la energía se transmite directamente entre dos puntos. No hay radiación alrededor del haz, como ocurre con la transmisión por cable de alto voltaje.
  • La cortina de seguridad láser de baja potencia garantiza que el rayo de transmisión se apague inmediatamente antes de que cualquier objeto transitorio (como un pájaro o un helicóptero) pueda alcanzar el rayo principal, lo que garantiza que nunca toque nada excepto aire limpio.
  • Reduce el riesgo de electrocución asociado con los cables.
  • Menos puntos de falla. La ausencia de líneas cableadas reduce el clima y otras interrupciones relacionadas con la interferencia física.
  • “La tecnología que utilizamos para la transmisión de energía no se ve afectada por el clima o las condiciones atmosféricas como la lluvia, la niebla o el polvo”, dicen en Emrod.
  • Costos de infraestructura y mantenimiento significativamente más bajos.
  • Sin tarifas de interrupción
  • Minimizar la huella ambiental y apoyar la absorción de energía sostenible
  • Reemplazar cables y líneas submarinas que atraviesan reservas naturales reduce la huella humana y el impacto en el medio ambiente.

Además, el CEO de Emrod explica que “la eficiencia de todos los componentes que hemos desarrollado es bastante buena, cercana al 100 por ciento. La mayor parte de la pérdida está en el lado de la transmisión. Estamos usando estado sólido para el lado de transmisión, y esos son esencialmente los mismos elementos electrónicos que puede encontrar en cualquier sistema de radar, o incluso en su microondas en casa. Por el momento, se limitan a alrededor del 70 por ciento de eficiencia. Pero se está desarrollando mucho, principalmente impulsado por las comunicaciones y 5G”.

Recomendaciones del editor