Skip to main content

Encuentran fósil de depredador marino prehistórico de tres ojos

Un increíble descubrimiento realizaron investigadores del Museo Real de Ontario en Toronto, se trata de un depredador oceánico del período Cámbrico conocido como Stanleycaris hirpex. Los fósiles son excepcionalmente completos, preservando el cerebro, el sistema nervioso y un tercer ojo.

Este extraño animal de tres ojos, datan de hace 506 millones de años, según un declaración

Los paleontólogos encontraron estos antiguos tesoros en Burgess Shale, una formación en las Montañas Rocosas canadienses de Columbia Británica y en perfecto estado de conservación.

Joseph Moysiuk, autor principal de un estudio que describe los fósiles y candidato a doctorado en ecología y biología evolutiva de la Universidad de Toronto, comentó el hallazgo:

«Lo que hace que este hallazgo sea tan notable es que tenemos docenas de especímenes que muestran los restos del cerebro y otros elementos del sistema nervioso, y están increíblemente bien conservados y muestran detalles realmente finos», sostuvo.

«Antes de esto, solo había habido algunos otros hallazgos de cerebros fosilizados, particularmente del período Cámbrico, pero esto sigue siendo algo que es bastante raro, y es solo algo que se ha observado en los últimos 10 años más o menos», dijo Moysiuk. «La mayoría de las especies donde hemos visto cerebros fosilizados, solo hay uno o dos especímenes disponibles».

A pesar de ser pequeño, midiendo menos de 8 pulgadas (20 centímetros) de longitud, S. hirpex era probablemente una vista imponente para su presa aún más pequeña.

«Tenía este aparato realmente feroz de garras espinosas y boca redonda que lo hacía parecer absolutamente feroz», dijo Moysiuk. «También tenía espinas largas en forma de rastrillo para peinar el fondo marino para cazar cualquier organismo enterrado, solapas laterales para ayudarlo a deslizarse a través del agua y espinas en forma de tridente que se proyectan entre sí desde el apéndice opuesto que creemos que usó como mandíbula para aplastar a su presa».

Otro aspecto interesante de S. hirpex fue su tercer ojo mediano de gran tamaño, «encontrar el tercer ojo fue un gran shock para nosotros porque estábamos empezando a pensar que entendíamos los radiodontes y cómo se veían bastante bien», dijo Moysiuk.

Recomendaciones del editor