Los nuevos multimillonarios gracias a las vacunas contra el COVID-19

La pandemia de COVID-19 ha provocado la muerte de millones de personas, hospitalizados y largas cuarentenas que han afectado el espacio productivo de los países. Sin embargo, la acelerada y enorme producción de vacunas también ha traído grandes ganadores: los dueños y accionistas de los principales laboratorios detrás de su fabricación.

La ONG Oxfam entregó un listado donde muestra cómo estos personajes han comenzado a engrosar las listas de los máximos multimillonarios del orbe.

Esas nuevas fortunas surgieron “gracias a las ganancias descomunales de los grupos farmacéuticos que tienen el monopolio sobre la producción de vacunas contra el COVID”, indicó Oxfam en un comunicado.

Vacuna

Son $19,300 millones de dólares la fortuna acumulada de todos estos nuevos millonarios según la ONG, lo que equivaldría a “vacunar 1.3 veces al conjunto de países de ingresos bajos”, los cuales “solo han recibido 0.2 por ciento de las vacunas producidas en el mundo”.

Quiénes son multimillonarios del COVID-19

  • Stéphane Bancel, director general de Moderna (con una fortuna de $4,300 millones de dólares)
  • Ugur Sahin, director general y cofundador de BioNTech ($4,000 millones de dólares)
  • Timothy Springer, inmunólogo e inversor fundador de Moderna ($2,200 millones de dólares)
  • Noubar Afeyan, presidente de Moderna ($1,900 millones de dólares)
  • Juan López-Belmonte, presidente de ROVI, una empresa con un acuerdo para fabricar y envasar la vacuna de Moderna ($1,800 millones de dólares)
  • Robert Langer, científico e inversor fundador de Moderna ($1,600 millones de dólares)
  • Zhu Tao, cofundador y director científico de CanSino Biologics ($1,300 millones de dólares)
  • Qiu Dongxu, cofundador y vicepresidente senior de CanSino Biologics ($1,200 millones de dólares)
  • Mao Huihua, también cofundador y vicepresidente senior de CanSino Biologics ($1,000 millones de dólares)

“Estas vacunas fueron financiadas con fondos públicos y deberían ser, ante todo, un bien público mundial”, sostuvo Sandra Lhote-Fernandes, de Oxfam Francia, quien pidió “poner fin urgentemente a estos monopolios”.

Recomendaciones del editor