Millonario premio al test de COVID-19 más rápido y barato

Una organización sin fines de lucro, financiada por empresas como Google y Amazon, premiará con $5 millones de dólares a los innovadores de todo el mundo que presenten un test de COVID-19 económico, rápido, fácil y que permita un trazado eficaz de la pandemia.

Los interesados en la competencia, impulsada por xPrize, deben crear una prueba que muestre resultados en un tiempo máximo de 12 horas. Además, el procedimiento de toma de muestras tiene que ser mínimamente invasivo.

Cada examen debe costar menos de $15 dólares.

Actualmente, las pruebas de COVID-19 tienen un precio promedio de $100 dólares, informa Mashable.

XPrize asegura —en un video publicado en YouTube— que la mayoría de las pruebas de COVID-19 disponibles actualmente son “costosas, lentas, invasivas y están limitadas por la cadena de suministro”.

La competencia pretende aumentar las capacidades de testeo en 100 veces. Un salto que, según la organización, es necesario para la reapertura de las economías.

“Las pruebas rápidas, asequibles y accesibles son cruciales para contener la pandemia del Covid-19 y para reabrir de manera segura escuelas, negocios y otras instituciones vitales en todo el mundo”, destacó Anousheh Ansari, CEO de XPrize, en un comunicado de prensa.

“El concurso inspirará a los mejores equipos de emprendedores y científicos para que se unan y trabajen por realizar pruebas de COVID-19 rápidas y asequibles a gran escala y, en última instancia, lograr que el mundo vuelva a funcionar”, concluyó.

Desde que el 11 de marzo de 2020, la Organización Mundial de la Salud declaró como pandemia el COVID-19, los exámenes se han vuelto cruciales para sofocar la propagación del virus.

Los retrasos burocráticos llevaron a que las pruebas tuvieran un comienzo inestable y lento en Estados Unidos.

La Universidad Johns Hopkins ha señalado que el país realiza más pruebas de COVID-19 que cualquier otra nación del mundo.

Los países que realizaron pruebas más temprano controlaron antes la pandemia.

Recomendaciones del editor