Una enzima antioxidante ayudaría a tratar el COVID-19 a bajo costo

Un grupo de investigadores descubrieron que la catalasa, una enzima natural, tiene potencial como fármaco terapéutico de bajo costo para tratar los síntomas del COVID-19 y suprimir la replicación del coronavirus dentro del cuerpo.

Los resultados del estudio desarrollado por científicos chinos y de la Universidad de California en Los Ángeles (UCLA), que fue publicado en la revista Advanced Materials.

La catalasa es una enzima antioxidante se produce de forma natural y es utilizada por humanos, animales y plantas.

Dentro de las células, la catalasa inicia la descomposición del peróxido de hidrógeno –que puede ser tóxico– en agua y oxígeno.

La enzima también se usa comúnmente en la producción de alimentos y como suplemento dietético.

“Hay mucho enfoque en las vacunas y los medicamentos antivirales. Nuestra investigación sugiere que esta enzima podría ofrecer una solución terapéutica muy eficaz para el tratamiento de la hiperinflamación que se produce debido al virus SARS-CoV-2, así como la hiperinflamación en general”, afirmó Yunfeng Lu, profesor de ingeniería química y biomolecular de la Escuela de Ingeniería Samueli de la UCLA.

Tres pruebas clave

El grupo de Lu desarrolló la tecnología de administración de fármacos utilizada en los experimentos. Se realizaron tres tipos de pruebas, cada una de las cuales abordó un síntoma diferente de COVID-19.

Primero, demostraron los efectos antiinflamatorios de la enzima y su capacidad para regular la producción de citocinas, una proteína que se produce en los glóbulos blancos.

Las citocinas son una parte importante del sistema inmunológico humano, pero también pueden indicarle que ataque las propias células del cuerpo si se producen demasiadas, una llamada “tormenta de citocinas” que se informa en algunos pacientes diagnosticados con COVID-19.

En segundo lugar, el equipo demostró que la catalasa puede proteger a las células alveolares, que recubren los pulmones humanos, del daño debido a la oxidación.

Finalmente, los experimentos demostraron que la catalasa puede reprimir la replicación del virus SARS-CoV-2 en macacos rhesus, un tipo de mono.

“Este trabajo tiene implicaciones de gran alcance más allá del tratamiento de COVID-19. La tormenta de citocinas es una condición letal que puede complicar otras infecciones, como la influenza, así como condiciones no infecciosas, como las enfermedades autoinmunes”, afirmó Gregory Fishbein, patólogo de la Facultad de Medicina David Geffen de UCLA.

Recomendaciones del editor