Fin del enigma: descubren el origen de las rocas de Stonehenge

¿Cuál es el origen de las gigantescas piedras con las que se levantó el monumento megalítico de Stonehenge en Inglaterra?

Esa ha sido una de las grandes interrogantes que ha fascinado a científicos y curiosos de todas las épocas que investigan el centro ceremonial.

Pero el enigma parece haber llegado a su fin.

Un reciente estudio, publicado por Science Times, aporta nuevas evidencias acerca de la procedencia de las enormes sarsens, como se conoce a las rocas de areniscas.

Investigadores de la Universidad de Brighton analizaron la composición química de las piedras del famoso monumento y llegaron a la conclusión de que comparten un origen común con unas rocas ubicadas en West Woods, a 16 millas (25 kilómetros) de distancia.

Stonehenge
Unplash

Los hallazgos apoyan la teoría de que las piedras fueron llevadas a Stonehenge en torno a la misma época, contradiciendo otra anterior que apuntaba que la Piedra del Talón, un gran sarsen, fue erigido antes que los demás.

“Ha sido realmente emocionante utilizar la ciencia del siglo XXI para entender el pasado neolítico y responder a una pregunta que los arqueólogos han estado debatiendo durante siglos”, confesó David Nash, autor principal del estudio.

Usando un dispositivo de espectrometría de masas, el equipo pudo detectar con precisión los elementos de las piedras. Si bien encontraron rastros de múltiples elementos, las rocas son 99 por ciento de sílice.

“Eso nos mostró que la mayoría de las piedras tienen una química común con las de West Woods”, agregó Nash.

La teoría del filósofo John Aubrey, del siglo XVII, finalmente fue confirmada. Él había vinculado Stonehenge a Overton Wood, un antiguo nombre con que se conocía a West Woods.

Otros investigadores, vincularon a Stonehenge con piedras azules procedentes de Gales, que se encuentra a 160 millas al oeste.

Los resultados pueden ayudar a los científicos a identificar la ruta que tomaron los antiguos constructores del monumento para transportar las enormes rocas.

Recomendaciones del editor