Una nueva tormenta geomagnética se dirige a la Tierra

La NASA detectó este jueves 28 de octubre un intenso destello solar que podría ocasionar tormentas geomagnéticas en la Tierra, que podrían percibirse entre el sábado 30 y el domingo 31 de octubre.

Se trata de un destello de clase X1 que fue detectado en la región activa 12887 del Sol y que provocó un bloqueo de radio fuerte (R3) en el lado iluminado de nuestro planeta, centrado en Sudamérica.

Según los expertos, la clase X se utiliza para designar a las fulguraciones más intensas, que se definen como una liberación súbita e intensa de radiación electromagnética proveniente del Sol.

Así, el número que acompaña a la X indica la fuerza que este evento tendrá. Los destellos de clase X3 son tres veces más fuertes que los de la clase X1.

El evento anunciado estaría asociado a una eyección de masa coronal que se dirige a la Tierra y que podría causar tormentas geomagnéticas este fin de semana.

Los expertos han explicado que, si bien estas tormentas pueden alcanzar nuestro planeta, no son capaces de atravesar la atmósfera y no pueden afectar de manera física a los humanos.

De cualquier manera, estas tormentas podrían ocasionar auroras boreales más al sur de lo normal e interrumpir las señales de comunicación y GPS.

También podrían obligar a retrasar algunas misiones espaciales, en particular el lanzamiento de la Crew-3 que la NASA y SpaceX enviarán al espacio.

Como referencia: el llamado evento Carrington de 1859, considerado la llamarada solar más potente jamás registrada, alcanzó a ser clase X40.

Recomendaciones del editor