Sonda china realiza la primera detección “in situ” de agua en la Luna

De acuerdo con un artículo publicado en la revista Science Advances, investigadores chinos señalaron que la sonda Chang’e 5 encontró la primera evidencia in situ de agua en la superficie de la Luna.

La publicación indica que un dispositivo a bordo del módulo de aterrizaje de la misión de exploración lunar midió la reflectancia espectral del regolito y la roca, con lo que detectó por primera vez agua en el satélite natural de nuestro planeta.

¿Qué descubrieron?

El estudio mostró que el suelo lunar en el lugar de aterrizaje de la nave contiene menos de 120 partes por millón (ppm) de agua, es decir, unos 120 gramos de agua por tonelada. En tanto, una roca vesicular ligera alberga unos 180 ppm del líquido, por lo que son consideradas mucho más secas que en la Tierra.

Según los investigadores de la Academia China de Ciencias (CAS), el contenido de agua se puede estimar ya que la molécula de agua o hidroxilo se absorbe a una frecuencia de cerca de tres micrómetros.

Lin Honglei

Los científicos también creen que al llevar hidrógeno en su corriente, el viento solar fue el que provocó la mayor humedad en la superficie de la Luna. Además, afirman que el satélite natural se volvió más seco debido a la desgasificación de la reserva de su manto.

“Las muestras devueltas son una mezcla de gránulos, tanto de la superficie como debajo de la misma”, señaló a la agencia Xinhua Lin Honglei, investigador del Instituto de Geología y Geofísica de la CAS y uno de los autores del estudio.

“Pero una sonda ‘in situ’ puede medir la capa más externa de la superficie lunar”, agregó.

El profesional también asegura que simular las condiciones reales de la superficie lunar en la Tierra constituye un verdadero desafío, por lo que la medición in situ resulta esencial.

Las investigaciones sobre las reservas de agua en la Luna se vuelven cada vez más importantes a medida que avanzan los planes para la construcción de estaciones lunares tripuladas durante las próximas décadas.

Recomendaciones del editor