Skip to main content

¿Qué pasaría si la Luna desapareciera?

¿Qué pasaría si la Luna desapareciera? La pregunta puede parecer ociosa, pues nada apunta a que nuestro satélite vaya a desaparecer. Sin embargo, comprender qué efectos comenzarían a desatarse en nuestro planeta en un escenario de esta magnitud permite entender el papel trascendental que juega la Luna en nuestro planeta, y por qué las ideas de usarla para colocar publicidad son una absoluta estupidez.

Mareas completamente diferentes

La imagen muestra a la Luna vista desde la Tierra.
Getty Images. / GettyImages

La idea más común que se tiene al pensar en el catastrofista escenario de la desaparición lunar es que dejaríamos de tener mareas. Esto es falso, pues la Luna no es el único astro que produce las mareas, pues también lo hace el Sol, aunque con una fuerza menor.

Recordemos que los océanos están sujetos principalmente a la fuerza gravitacional de la Luna, lo que produce las mareas. Si la Luna desapareciera súbitamente tendríamos mareas mucho más tenues debido a que el único objeto estelar que tiraría de ellos sería el Sol.

Estas mareas, que equivaldrían más a un suave oleaje, tendría cambios profundos en los ecosistemas marinos, debilitando las corrientes oceánicas e interrumpiendo el ciclo acuático que permite a los oceános limpiar sus aguas.

Otro efecto catastrófico sería la redistribución del agua hacia los polos, aumentando el nivel del mar en las costas y produciendo un cambio climático.

Un eje de rotación tan distinto como catastrófico

Esta relación es menos hablada porque es menos directa, pero el movimiento orbital de la Luna (los alrededor de 29 días que tarda en dar una vuelta a la Tierra) actúa como un estabilizador del eje de rotación terrestre y su inclinación de 23 grados. 

Pues bien, sin la Luna, la precesión de la Tierra (el movimiento que realiza el eje terrestre y que completa un círculo cada 26,000 años) se ralentizaría, haciendo que el eje terrestre pierda estabilidad y cambie la inclinación del planeta entre los 0 y los 90 grados. Este cambio alteraría catastróficamente el clima, produciendo veranos de hasta 100 grados en algunos sitios, así como inviernos por debajo de los -80 grados en otras partes del planeta. 

En un escenario hipotético de catástrofe total, el eje de la Tierra podría alinearse directamente hacia el Sol, provocando que algunas partes de nuestro planeta vivan eternamente iluminadas y sofocadas por un calor infernal, mientras que otras estarían en la penumbra total.

Adiós a miles de especies

Muchísimas especies se han desarrollado y adaptado a una noche con la luz de la Luna. Si nuestro satélite desaparciera súbitamente, estas especies que se adaptaron al cabo de miles de años tendrían que adecuar su naturaleza a una penumbra total.

La desaparición de la Luna también alteraría los ritmos y procesos vitales de muchas otras especies, como las migraciones, los calendarios reproductivos o la hibernación.

También, y en relación al efecto que tiene la Luna sobre las mareas, los ecosistemas marinos tendrían un duro golpe por la eliminación de las corrientes, que sirven como una especie de vehículo para transportar los nutrientes de los que dependen miles de especies.

Días más cortos y un planeta más inhóspito

Estos efectos no serían inmediatos, pues en sentido inverso, a lo largo de millones de años la Luna ha ralentizado el movimiento de rotación de la Tierra, que se cree era de unas 6 horas antes de la formación de la Luna.

Si la Luna desapareciera súbitamente, iniciaría un lento proceso para acelerar la velocidad de rotación de la Tierra. Los científicos creen que si la Luna jamás se hubiera formado la rotación de la Tierra se completaría en unas 8 horas. Este fenómeno también provocaría vientos más fuertes, de entre 160 y 200 kilómetros por hora.

Recomendaciones del editor

Allan Vélez
Allan Vélez es un periodista mexicano especializado en tecnología. Inició su carrera en 2013 en La Revista Oficial de…
A la luna Europa se le cortó el oxígeno…hay decepción
luna europa menos oxigeno

Cuando los científicos buscan en el sistema solar otros lugares además de la Tierra que puedan albergar vida, uno de los principales lugares de interés es la luna Europa de Júpiter. A pesar de que está lejos del sol y parece en la superficie ser helado e inhóspito, tiene un océano de agua líquida ubicado debajo de una gruesa corteza helada, lo que podría permitir que la vida sobreviva allí. Sin embargo, una nueva investigación echa un jarro de agua fría sobre esta posibilidad, ya que parece que la luna produce menos oxígeno de lo que se pensaba.

Los investigadores utilizaron datos de la misión Juno a Júpiter, que también ha realizado sobrevuelos de Europa, para ver cuánto hidrógeno se liberaba de la superficie de la luna. Medidos con el instrumento Jovian Auroral Distributions Experiment (JADE) de Juno, estos datos se pueden usar para estimar cuánto oxígeno se está produciendo, y se cree que es de solo 26 libras por segundo, en comparación con las estimaciones anteriores de hasta 2,000 libras por segundo.
Esta vista de la luna helada Europa de Júpiter fue capturada por el generador de imágenes JunoCam a bordo de la nave espacial Juno de la NASA durante el sobrevuelo cercano de la misión el 29 de septiembre de 2022. Datos de imagen: NASA/JPL-Caltech/SwRI/MSSS Procesamiento de imágenes: Kevin M. Gill CC BY 3.0
"Cuando la misión Galileo de la NASA sobrevoló Europa, nos abrió los ojos a la compleja y dinámica interacción que Europa tiene con su entorno. Juno trajo una nueva capacidad para medir directamente la composición de las partículas cargadas que se desprenden de la atmósfera de Europa, y no podíamos esperar para echar un vistazo más detrás de la cortina de este emocionante mundo acuático", dijo el científico de JADE Jamey Szalay de la Universidad de Princeton en un comunicado. "Pero de lo que no nos dimos cuenta es de que las observaciones de Juno nos darían una restricción tan estricta sobre la cantidad de oxígeno producido en la superficie helada de Europa".

Leer más
La tripulación lunar de Artemis II ensaya el amerizaje en el Pacífico
artemis ii amarizaje oceano pacifico entrenamiento

La tripulación de Artemis II de la NASA recibió noticias decepcionantes en enero cuando su misión de sobrevuelo lunar se retrasó al menos 10 meses, hasta septiembre de 2025.

La agencia espacial dijo que el retraso era necesario para dar a los equipos de Artemis "más tiempo para trabajar en los desafíos con los primeros desarrollos e integraciones". Si bien el tiempo adicional le da a la agencia espacial más tiempo para preparar el hardware necesario, también le da a la tripulación de Artemis II, compuesta por Christina Koch, Victor Glover, Reid Wiseman y Jeremy Hansen, tiempo adicional para entrenar para su muy esperada misión lunar.

Leer más
El módulo lunar Odysseus envía una «transmisión de despedida adecuada» a la Tierra
modulo lunar odysseus transmision despedida

A pesar de un aterrizaje desordenado que dejó a la nave espacial Odysseus con una pierna rota e inclinada, el equipo de Intuitive Machines ha aclamado su misión lunar IM-1 como un éxito.

Esto se debe a que logró llevar a Odysseus a la superficie lunar en gran parte en una sola pieza y funcionando lo suficientemente bien como para enviar datos a la Tierra.

Leer más