Misión Lucy: ocho claves de la sonda que estudiará los asteroides de Júpiter

En su búsqueda por desentrañar el misterio de los orígenes de nuestro sistema solar, la cápsula del tiempo conocida como Lucy se ha dirigido a más puntos en órbitas independientes alrededor del Sol que ninguna otra sonda. Conócela mejor: te presentamos las ocho claves que debes conocer sobre la misión Lucy, que estudiará los asteroides de Júpiter durante 12 años.

Te va a interesar:

Qué es la misión Lucy

Sonda espacial Lucy
NASA

Lucy es una misión que explorará una población de pequeños cuerpos conocidos como troyanos, un conjunto de asteroides exteriores que orbitan alrededor del Sol “delante” y “detrás” del gigante gaseoso Júpiter, a la misma distancia de ambos cuerpos.

Júpiter es tan grande que tiene la capacidad de dispersar los asteroides en su entorno. Sin embargo, debido a las influencias gravitacionales combinadas del Sol y de Júpiter, durante miles de millones de años  los asteroides troyanos han quedado atrapados en órbitas estables alrededor de lo que se conoce como puntos de Lagrange.

Por qué Lucy

La misión Lucy lleva el nombre del esqueleto fosilizado encontrado en Etiopía en 1974 y que correspondía a fragmentos de un homínido de unos 3.5 a 3.2 millones de años de antigüedad, y que reescribió lo que hasta entonces se conocía sobre la evolución.

La NASA espera que, así como el fósil de Lucy brindó información única sobre la evolución de la humanidad, esta misión revolucione el conocimiento sobre los orígenes planetarios y la formación del sistema solar.

Cuál es la importancia de la misión

Sonda Lucy

Se cree que los enjambres de asteroides troyanos son restos del material primordial que formó los planetas exteriores, por lo que podrían contar con pistas vitales para descifrar la historia del sistema solar.

Al estudiarlos de cerca, los científicos esperan perfeccionar sus teorías sobre cómo se formaron los planetas hace 4,500 millones de años y por qué terminaron en su configuración actual.

“Con Lucy, vamos a ocho asteroides nunca antes vistos con una sola nave espacial. Esta es una oportunidad fantástica para el descubrimiento mientras exploramos el pasado lejano de nuestro sistema solar”, explica Tom Statler, científico del proyecto Lucy en la sede de la NASA en Washington.

Qué asteroides estudiará Lucy

Lucy viajará a ocho asteroides diferentes: uno del cinturón principal y siete troyanos, de los cuales cuatro son miembros de dos sistemas binarios.

La misión ofrecerá la primera vista cercana de los tres tipos principales de cuerpos en los enjambres, denominados C, P y D.

Los troyanos de tipo P y D, de color rojo oscuro, se parecen a los que se encuentran en el cinturón de Kuiper de cuerpos helados que se extiende más allá de la órbita de Neptuno.

Los tipos C se encuentran principalmente en las zonas externas del cinturón principal de asteroides, entre Marte y Júpiter.

Se cree que todos los troyanos son abundantes en compuestos de carbono oscuro. Debajo de una capa aislante de polvo, probablemente sean ricos en agua y otras sustancias volátiles.

Cuánto durará el viaje de Lucy

Viaje de la sonda Lucy

Lucy despegó el 16 de octubre de 2021. Gracias al impulso gravitacional de la Tierra en una primera etapa, se estima que completará la trayectoria después de 12 años de vuelo.

En su camino hacia los asteroides troyanos, Lucy viajará a través del cinturón de asteroides principal y volará por su primer asteroide en abril de 2025.

La nave continuará en dirección al enjambre líder de asteroides troyanos, L4, que también se conoce como “campo griego” de los asteroides.

Lucy volará con cuatro de estos troyanos “griegos”: (3548) Eurybates y su satélite Queta, en agosto de 2027; (15094) Polymele, en septiembre de 2027; (11351) Leucus, en abril de 2028, y (21900) Orus, en noviembre de 2028.

Lucy regresará a la órbita de la Tierra, tras lo cual será impulsada a través del enjambre L5, también conocido como el “campo de Troya”.

En marzo de 2033, Lucy volará junto al asteroide (617) Patroclo y su compañero binario Menoetius, sobrevuelo que será el final de la misión.

Sin embargo, Lucy estará en una órbita estable y podrá seguir volando a través de los enjambres de troyanos durante muchos años más.

Qué resultados podría arrojar Lucy

Se espera que la misión brinde un mayor conocimiento sobre la geología de la superficie de los asteroides, su color y composición, así como sus propiedades interiores.

Según la NASA, estos son los conocimientos que entregará la misión:

  • Geología de superficie: Lucy mapeará el albedo, la forma y las distribuciones espaciales y de frecuencia de tamaño de los cráteres; determinará la naturaleza de la estructura y las capas de la corteza, y establecerá las edades relativas de las unidades de superficie.
  • Color y composición de la superficie: la sonda espacial mapeará el color, la composición y las propiedades del regolito de la superficie del asteroide troyano y determinará la distribución de minerales, hielos y especies orgánicas.
  • Interiores y propiedades a granel: Lucy determinará las masas y densidades, y estudiará la composición del subsuelo a través de la excavación de cráteres, fracturas, mantas de eyección y camas expuestas.
  • Satélites y anillos: buscará anillos y satélites de los asteroides troyanos.

Qué características tiene la sonda espacial

Paneles de la sonda Lucy

La nave espacial mide más de 14 metros (más de 46 pies) de punta a punta. Sin embargo, la mayor parte de su estructura está conformada por paneles solares expansivos (cada uno de más de 7 metros de diámetro, unos 24 pies), necesarios para alimentar las baterías que alimentarán sus instrumentos mientras vuela hacia la órbita de Júpiter.

Además, está equipada con 1,600 libras (725 kilogramos) de hidracina líquida y oxígeno líquido, que constituyen 40 por ciento de su masa, y que se utilizará para maniobras precisas que impulsarán a Lucy a los asteroides.

Todos los instrumentos, y la antena de alta ganancia de 2 metros (6.5 pies) necesaria para comunicarse con la Tierra, están ubicados en el cuerpo de la nave espacial.

Cuáles son los instrumentos de Lucy

Además, lleva cuatro instrumentos para la ciencia de la teledetección:

  • L’Ralph: generador de imágenes a color compuesto por una cámara MVIC (de imágenes visibles multiespectrales) y un espectrómetro de imágenes infrarrojas (LEISA).
  • L’Lorri: generador de imágenes de reconocimiento de rango largo de alta resolución espacial. Proporcionará las imágenes más detalladas de la superficie de los troyanos.
  • L’TES: espectrómetro de emisión térmica, similar a los instrumentos que vuelan en OSIRIS-REx y Mars Global Surveyor. Permitirá conocer más sobre las propiedades de los troyanos, como su inercia térmica y retención del calor, lo que brinda luces sobre composición y estructura de material.
  • Antena de alta ganancia: permitirá determinar las masas de los objetivos por medio del desplazamiento Doppler de la señal de radio. Lucy también podrá usar su cámara de seguimiento de terminal (T2CAM) para tomar imágenes de campo amplio de los asteroides.

Recomendaciones del editor