Se incendia un Tesla Model S Plaid de manera espontánea

En la ciudad de Haverford, Pennsylvania, un Tesla Model S Plaid se incendió de manera súbita; su conductor quedó temporalmente atrapado en el interior. El hecho ocurrió durante la noche y por fortuna los bomberos que llegaron a atender la emergencia estaban entrenados para tratar con baterías de vehículos eléctricos que se incendian.

El Tesla Model S Plaid es una nueva versión del Model S, cuyas primeras unidades se comenzaron a entregar en junio. Según el abogado que representa al dueño del vehículo, este es uno de los primeros 250 que ya circulan por las calles.

Our firm & @AthleteDefender represent an exec who purchased new Tesla Plaid Model S, which was 1/250 shipped. On Tuesday it spontaneously combusted. Our client was trapped & could have died. We tried reaching out to Tesla & have been ignored so far. This is car after escape. pic.twitter.com/wXyJXbWggJ

— Ben Meiselas (@meiselasb) July 1, 2021

El mismo abogado explicó que se intentaron contactar con Tesla, pero que hasta ahora no han tenido respuesta. Y en el reporte de The Verge, otro abogado del dueño del vehículo solicitó a Tesla que retire estos vehículos del mercado hasta que se puedan esclarecer los hechos.

Tristemente, esta situación no es desconocida para Tesla. Los incendios en las baterías de los vehículos eléctricos han ocurrido desde hace años y estos sucesos siempre generan algo de ruido, más allá de que las estadísticas aseguran que los Tesla no tienen un porcentaje de incendios mayor a los vehículos a gasolina tradicionales.

Todo esto ocurre justo un día después de que Tesla anunció que prepara un auto eléctrico más económico que su oferta actual. Para ello, trabajan junto a equipos en China en una nueva tecnología para baterías, que permitiría reducir los precios finales en alrededor de $10,000 dólares respecto a su auto más barato, el Model 3.

Sin embargo, el reciente incendio del Model S Plaid pondrá en tela de juicio la seguridad de los Tesla, además de que la compañía cerró su departamento de relaciones públicas y hasta ahora no se han referido de manera pública a la destrucción espontánea de un vehículo que cuesta cerca de $130,000 dólares.

Recomendaciones del editor