El Rimac Nevera nos congela con 1,914 caballos de fuerza eléctrica

Rimac Automobili, el fabricante croata de automóviles eléctricos de altísimo rendimiento, anunció su nuevo vehículo de producción; el Rimac Nevera… si, como lo oyes, “Nevera”.

Con la llegada de esta bestia eléctrica, Rimac está estableciendo los nuevos parámetros de rendimiento que van a definir a los hiperautos de ahora en adelante. Sin embargo, no creemos que haya buscado redefinir el significado de la palabra nevera. El asunto es que en croata, el vocablo nevera significa ‘tormenta repentina’, algo así como nuestro chubasco.

Quizás alguien debió decirle a Mate Rimac. el joven fundador y presidente de la compañía, que en castellano la palabra nevera es un sinónimo de refrigerador, y que en muchos países latinoamericanos se la utiliza como sinónimo despectivo para referirse a las SUVs gigantes, especialmente cuando son blancas. Pero para Rimac, quien dijo que este es “el auto que tenía en mente cuando me embarqué en este viaje ‘imposible’ hace diez años”, quizás esto habría sido una curiosidad sin importancia.

El Nevera es la versión de producción del Rimac C_Two, el vehículo conceptual con el que Rimac dejó al Salón del Automóvil de Ginebra con la boca abierta en 2018. El C_Two contaba con 1,914 caballos de fuerza y ​​con la capacidad de acelerar de 0 a 60 mph (96 km/h) en 1.85 segundos. Cifras de ciencia ficción hace tres años pero que hoy, sin dejar de ser completamente demenciales, las sabemos perfectamente posibles en un hiperauto eléctrico.

La buena noticia es que el Nevera cumple con todas las promesas hechas por su predecesor. Sus cifras de rendimiento son exactamente las mismas del C_Two, todo generado por cuatro motores eléctricos, uno para cada rueda, alimentados por una poderosa batería de 120-kWh que puede recargarse entre el 20% y el 80% de su capacidad en un cargador rápido de 350kW. A estas cifras hay que añadirles la capacidad de alcanzar una velocidad máxima de 258 mph (413 km/h) y de, según pruebas independientes, recorrer el cuarto de milla en 8.6 segundos, más rápido que ningún otro carro de producción.

El Rimac Nevera supera la aceleración del Tesla Model S Plaid por unas cómodas 14 décimas de segundo, algo a lo que seguramente Elon Musk no tardará en responder. Sin embargo, hay que tener en cuenta que con los $2.44 millones que va a costar un Nevera, se pueden comprar 20 Model S Plaid, y sobra dinero para pagar por un lujoso viaje a Europa para dos en primera clase.

El Rimac Nevera fue completamente diseñado en Croacia, y será construido a mano en ese país. El fabricante dijo que no contó con la asistencia técnica, ni en materia de diseño, de sus dos ilustres accionistas Porsche AG y Hyundai Motor Group, y que solo construirá un gran total de 150 Neveras sin especificar cuándo comenzarán a ser construidas, ni cuándo estiman que serán entregadas. Lo que sí es bastante seguro es que al momento de leer estas líneas todas las unidades ya van a estar vendidas, y que serán las 150 Neveras más caras del planeta.

Recomendaciones del editor