Model S de Tesla recibe más de 1,000 hp y un volante espacial

Lanzado en 2012, el Model S es el miembro más antiguo de la gama de coches eléctricos de Tesla. Sin embargo, está próximo a parecer más joven de lo que sugiere su edad, gracias a un rediseño total de su interior y a una mayor potencia.

Su exterior no cambió mucho: sigue siendo reconocible como un Model S. Sin embargo, visto en detalle se aprecia un parachoques delantero rediseñado, pequeños ajustes aerodinámicos en la parte trasera y ruedas nuevas. Los más observadores notarán las diferencias.

En el interior, en cambio, es donde está la revolución. Tesla reemplazó el volante redondo por una unidad rectangular similar al yugo de un avión. Es único en el mercado. Pero puede haber una buena razón para ello: el tiempo dirá si es el volante del futuro o si se transforma en una molestia.

Otros cambios notables son que la palanca de cambios de Mercedes-Benz se ha ido y que selector de la señal de giro fue reemplazada por botones en el lado izquierdo del volante. Los interruptores del lado opuesto permiten al conductor tocar la bocina y activar los limpiaparabrisas.

El grupo de instrumentos digitales permanece, pero el conductor ahora tiene una vista sin obstrucciones: la pantalla táctil tipo tableta fue reemplazada por una unidad horizontal de 17 pulgadas, similar a la del Model 3 y Model Y. Si estás dispuesto a pagar por la conectividad, puedes usarla para transmitir videos o jugar.

Tesla agregó en la parte trasera una pantalla con una consola central de 10 teraflops de potencia de procesamiento, que lo pone casi a la par con la PlayStation 5 de Sony (10.28 teraflops) o la Xbox Series X (12 teraflops).

Más de 1,000 caballos de fuerza

Enclavado en la parte superior de la gama del Model S, cuenta con tres motores eléctricos que brindan 1,020 caballos de fuerza (HP). Tesla cita un sprint de 1.99 segundos de cero a 60 mph, una velocidad máxima de 200 mph y hasta 390 millas (627 kilómetros) de autonomía.

Sorprendentemente, un modelo aún más rápido llamado Plaid+ está en camino con más de 520 millas (840 kilómetros) de alcance. Los detalles completos sobre esta variante se publicarán más cerca de la fecha de venta.

En el extremo inferior, el Model S Long Range continúa con 412 millas (663 kilómetros) de alcance, una velocidad máxima de 155 mph y un tiempo de cero a 60 mph de 3.1 segundos, que es bastante rápido.

Tesla cobra $79,990 dólares por el Model S Long Range, $119,990 dólares por el Plaid y $139,990 dólares por el Plaid+.

De cara al futuro, el Model X recibirá las mismas mejoras en el interior y el tren motriz que el Model S.

Recomendaciones del editor