El icónico Land Rover Defender tendrá un regreso limitado pero poderoso

Cuando el Land Rover Defender dejó de producirse en 2016, seguramente se podría haber hecho flotar un barco en el mar de lágrimas que derramaron los fanáticos de los automóviles. Y mientras los entusiastas aún esperan un nuevo Defender prometido como a un mesías, Land Rover ha decidido “resucitar” temporalmente el original.

El Land Rover Defender Works V8 es un modelo de edición limitada, creado para celebrar el 70º aniversario de Land Rover. Es un gesto apropiado, dado que el linaje del Defender conduce directamente al Land Rover Serie 1 original de 1948. Pero el Defender Works V8 está muy lejos de ese vehículo, o de cualquier Defender anterior.

Como su nombre indica, este Defender de edición limitada tiene un motor V8. Específicamente, es un V8 de 5.0 litros que produce 405 caballos de fuerza y ​​380 libras-pie de torque. Es una gran diferencia con los 122 hp y 265 lb-ft del último Defender de producción, como bien señala Land Rover. El Defender Works V8 puede pasar de 0 a 60 mph en 5.6 segundos, alcanzando una velocidad máxima de 106 mph. Es el Defender más rápido y poderoso que alguna vez haya salido la fábrica de Land Rover.

Land Rover ha ofrecido motores V8 en el Defender antes. El último fue un motor V8 de 4.0 litros y 190 caballos de fuerza en la segunda generación del Range Rover, también se produjo en un número limitado, con motivo de los el 50 de Land Rover en 1998. Pero la mayoría de los Defenders que salieron de la fábrica de Land Rover tenía motores diesel más pequeños y menos poderosos. Las compañías de posventa como East Coast Defenders han intentado llenar el vacío de poder con sus propias conversiones de V8, algo que no ha escapado a los ojos de Land Rover.

“Sabíamos que la demanda por un Defender poderoso y rápido estaba allí; la autenticidad de Land Rover es el último toque final para los clientes más exigentes que adquieran estos Defenders de colección “, dijo Tim Hannig, director de Jaguar Land Rover Classic Works, los encargados de fabricar estos modelos.

Además del V8, la conversión también incluye una transmisión automática ZF de ocho velocidades, frenos mejorados y un “kit de manejo” (resortes nuevos, amortiguadores y barras estabilizadoras). Los cambios visuales incluyen llantas de aleación “diente de sierra” de 18 pulgadas, faros LED y esquemas de color exterior específicos para el modelo. El interior está tapizado en cuero Windsor, y cuenta con asientos deportivos de Recaro y un sistema de infotainment específico de Land Rover Classic.

Al igual que el Defender estándar, el Works V8 se ofrecerá con dos configuraciones de distancia entre ejes: una corta de 90, y otra larga de 110. Los precios comienzan en 150,000 libras ($206,800 dólares) para la configuración de 90. Sólo se construirán 150 ejemplares, y ninguno se importará a los Estados Unidos. Por ello, si quieres un Defender V8, no será mala idea visitar East Coast Defender.

Recomendaciones del editor