Por qué los automóviles de Tesla tienen restricciones en China

Las cámaras en los automóviles de Tesla no se activan fuera de América del Norte. Así de tajante fue la declaración del fabricante de vehículos eléctricos con la que quiso calmar las preocupaciones de seguridad que enfrenta la compañía en China, el mercado automotriz más grande del mundo.

La compañía de Elon Musk enfrenta un cuestionamiento en dicho país asiático después de que el ejército local prohibiera que los vehículos de Tesla ingresaran a sus complejos en marzo de 2021.

Las autoridades militares chinas argumentaron preocupaciones de seguridad sobre las cámaras disponibles en los automóviles ante el temor de que Estados Unidos las use como método de espionaje.

Sin embargo, Tesla decidió enfrentar estas inquietudes mediante publicaciones en sus cuentas de las principales redes sociales chinas.

“Incluso en Estados Unidos los propietarios de automóviles pueden elegir libremente si activan su uso [el sistema de cámara]”, declaró la compañía en Weibo.

Agregó que los vehículos están equipados con “un sistema de seguridad de red con niveles de seguridad líderes en el mundo para garantizar la protección de la privacidad del usuario”.

El propio Musk había enfrentado las preocupaciones en un foro virtual realizado en Beijing después de que surgieran las primeras inquietudes.

“Existe un incentivo muy fuerte para que seamos muy confidenciales con cualquier información. Si Tesla usa autos para espiar en China o en cualquier lugar, nos cerrarán”, enfatizó.

Competencia por el mercado chino

Las restricciones surgen en momentos en que China se ha transformado en un campo de batalla clave para los vehículos eléctricos.

Treinta por ciento de las ventas globales de Tesla se registraron en China, por lo que es un mercado relevante para la compañía.

Sin embargo, firmas locales como Xiaomi o Huawei, además de la estadounidense Apple –que también opera en China–, han anunciado su interés por ingresar a este mercado.

Recomendaciones del editor