¿Podrá el RC F GT3 cambiar la mala historia competitiva de Toyota/Lexus?

Lexus no tiene exactamente una ilustre historia en el automovilismo de competición, pero quiere empezar a construirla.

Como parte de la continua lucha para transformar su imagen, Lexus ha estado trabajando intensamente en su división de autos de performance, Lexus F —una división equivalente a la BMW M de la marca alemana. El objetivo es construir autos que compitan cuerpo a cuerpo, mano a mano, con los de las marcas líderes, en las calles y en las pistas.

Relacionado: Con el LC 500, Lexus quiere dejar a un lado la imagen de aburrido

En 2014, Lexus lanzó el RC F coupé, seguido por el RC F GT3, una versión de carrera que empezará correr en las pistas de Estados Unidos este año. Los ejecutivos de las empresas automotrices tienen un dicho: “si gana el domingo, se vende el lunes”, pero ¿aplica esta máxima también a Lexus?

La temporada 2016 de la serie IMSA WeatherTech SportsCar comenzó el fin de semana pasado con la Rolex 24 en Daytona, pero Lexus no participó. En 2016, el RC F GT3 solo correrá algunas carreras de la serie. Pero la marca japonesa planea competir la temporada 2017 del principio al fin, y con múltiples autos. Lexus dice que no quiere apresurarse, ya que el auto y el equipo son nuevos. 2016 será una temporada de aclimatación.

Una mirada a la carrocería del RC F GT3 y a su enorme alerón delantero nos hace suponer que éste no es un auto que se vende en cualquier concesionario de la esquina, si es que está a la venta. Pero sí usa el motor V8 de 5.0 litros del RC F coupé, aunque obviamente está modificado para que pueda entregar 500 caballos de potencia.

Los pilotos del Lexus RC F GT3 durante la temporada 2016 serán Scott Pruett —cinco veces ganador de las 24 horas de Daytona— y el joven de 20 años Sage Karam.

La serie de IMSA es una de las series de competición más populares en los Estados Unidos, lo que significa que es una buena plataforma para Lexus o cualquier empresa automotriz para promocionar sus autos. El RC F (la versión coupé) también correrá en IMSA pero en la clase GT Daytona (GTD), una clase para autos de producción en serie. Aunque es la clase más ‘lenta’ de las dos, la GTD incluye rivales conocidos y que no serán fáciles de vencer, como los Porsche 911, los Aston Martin Vantage, los Dodge Viper, los Audi R8, y los Lamborghini Huracán.

Lexus ya había participado en la serie de Rolex, un predecesor de la serie IMSA, pero solo abasteciendo motores. Tendrá que verse si el regreso de Lexus a la competencia automovilística será un éxito, o si solo un pequeño grupo de fans de la marca notará su presencia. Aunque, para los nipones, volver a correr es una apuesta segura. Cientos de videos y miles fotos de autos Lexus compitiendo al lado de Lamborghinis y Porsches solo pueden mejorar la imagen de la marca. Y eso, después de todo, es lo que están buscando.