Skip to main content

Riot Games pagará $100 millones de dólares por discriminar mujeres

Muy cara le resultó a Riot Games la demanda en su contra por discriminación de género. Según el The Washington Post, la demanda a los creadores de League of Legends se resolvió mediante un acuerdo judicial por el que deberán pagar $100 millones de dólares.

De aquella suma, $80 millones serán para los demandantes y $20 millones constituyen los costos legales del juicio, que comenzó con una demanda impuesta en 2018 por un grupo de exempleadas de la compañía que acusaron discriminación.

Mediante un comunicado, las demandantes aseguraron que este es “un gran día para todas las mujeres de Riot Games y también las que están en la industria de los videojuegos y la tecnología”. Asimismo, aseguran que se agradece el trabajo que ha hecho la compañía para que su cultura de trabajo sea más diversa y menos hostil contra mujeres o minorías de todo tipo.

Entre otros problemas, la demanda contra Riot indicó que a las potenciales futuras empleadas se les hacían exigencias un tanto extrañas. De algunas mujeres se decía que no eran lo suficientemente gamers como para entrar a Riot Games y se les discriminaba frente a candidatos hombres que tenían un currículum similar.

Un reporte de Kotaku publicado en 2018 narra lo ocurrido con una trabajadora que realizó un experimento: luego de una propuesta que no fue bien recibida, esta le solicitó a un colega que presentara la misma idea tiempo después. Esa segunda idea sí fue bien recibida, lo que dejó en evidencia la discriminación ejercida hacia las mujeres dentro de Riot Games.

Lamentablemente, el episodio anterior no fue el más grave ocurrido en Riot previo a 2018. Otras empleadas acusaron que el ambiente dentro de la empresa era como una gran fraternidad universitaria en la que las empleadas son acosadas o calificadas de manera degradante.

Desde entonces, Riot Games ha hecho esfuerzos por cambiar esa cultura de trabajo y al parecer esto ha dado algunos resultados, a juzgar por quienes impusieron la demanda.

Recomendaciones del editor