Skip to main content

Avanza demanda a Netflix por sexismo en Gambito de Dama

Una jueza federal de distrito en Estados Unidos calificó como procedente una demanda entablada contra Netflix por Nona Gaprindashvili, excampeona de ajedrez en la década de los sesenta que es mencionada en la serie The Queen’s Gambit.

La demandante dice que Netflix hizo una referencia a ella “extremadamente sexista y denigrante” en el capítulo final de la serie, en la que la contendiente Beth Harmon derrota al campeón mundial y de la Unión Soviética Vasily Borgov.

Una jueza federal de distrito de Estados Unidos calificó como procedente una demanda entablada contra Netflix por Nona Gaprindashvil, una excampeona de ajedrez en la década de los sesenta que es mencionada en la serie The Queen's Gambit.

Tras su triunfo, en la radio un locutor dice en ruso la siguiente frase: “Elizabeth Harmon no es para nada una jugadora importante según sus estándares. Lo único inusual en ella, realmente, es su sexo. E incluso eso no es único en Rusia. Está Nona Gaprindashvili, pero es la campeona mundial femenina y nunca se ha enfrentado a hombres”.

Una jueza federal de distrito de Estados Unidos calificó como procedente una demanda entablada contra Netflix por Nona Gaprindashvil, una excampeona de ajedrez en la década de los sesenta que es mencionada en la serie The Queen's Gambit.

Pero Gaprindashvili, que compitió y fue campeona en la década de los sesenta (fue campeona femenina en 1964, 1973, 1981, 1983 y 1985), en la que se desarrolla la serie The Queen’s Gambit, sí enfrentó ajedrecistas hombres. De hecho, a decenas de ellos, en partidas simultáneas como las mostradas en la serie.

En su defensa, Netflix dijo que la serie y la novela en la que está inspirada (Walter Tevis, 1983) es una ficción y que la referencia a Gaprindashvili buscaba darle reconocimiento.

Sin embargo, la jueza Virginia A. Phillips consideró que, debido a que el tema principal de The Queen’s Gambit es romper la brecha de género, la referencia menosprecia los logros de Gaprindashvili.

“Un espectador promedio fácilmente podría interpretar la línea, como sostiene la demandante, como ‘menospreciar los logros de la demandante’ y ‘llevar el estigma de que las mujeres llevan una insignia de inferioridad’ que la mujer estadounidense ficticia Harmon, pero no la demandante, podría superar”, dijo la juez. “Como mínimo, la línea desdeña los logros fundamentales para la reputación del demandante”.

Tras la resolución de la jueza Phillips, la demanda seguirá en tribunales.

Recomendaciones del editor