Skip to main content

Dos mujeres demandan a Apple por acoso de sus ex-parejas con un AirTag

Una demanda que podría convertirse en algo colectivo está sufriendo Apple por culpa de los AirTags, ya que dos mujeres han alegado que sus ex parejas están utilizando los dispositivos para rastrear sus movimientos.

La primera demandante, Lauren Hughes, dice que fue rastreada poco después de terminar una relación de tres meses. Su ex novio hizo publicaciones abusivas en las redes sociales, dejó mensajes de voz amenazantes y entregó plantas a su puerta.

Hughes se mudó a un hotel para escapar del acoso, antes de recibir una notificación de iPhone sobre un AirTag cercano. Solo pudo hacer que el dispositivo emitiera un pitido una vez, antes de encontrarlo escondido en el hueco de la rueda de su automóvil. El personal de una Apple Store cercana no podía decirle cuánto tiempo había estado allí.

Luego encontró un nuevo hogar, pero meses después su acosador compartió una publicación de Instagram en su nuevo vecindario. Incluía un emoji guiñando un ojo y «#airt2.0», que según la demanda muestra su uso continuo de AirTags.

La segunda demandante anónima estaba pasando por un «divorcio contencioso» cuando su cónyuge comenzó a «acosarla, desafiándola sobre a dónde fue y cuándo, particularmente cuando estaba con el hijo de la pareja».

Luego encontró un AirTag en la mochila del niño y se deshizo de él, antes de que fuera reemplazado por otro. Le pidió a un amigo que descargara la aplicación de seguimiento de Android, pero como vive en la ciudad de Nueva York, siempre hay muchos AirTags alrededor.

Recomendaciones del editor