China da la orden de eliminar personajes afeminados en videojuegos

El gobierno de China no se conforma con tomar medidas para limitar el tiempo que la gente pasa jugando videojuegos, sino que ahora buscan que las compañías eliminen imágenes que se puedan considerar afeminadas.

Específicamente, las autoridades de gobierno han dado la orden a NetEase y Tencent, dos de las más grandes empresas chinas que producen videojuegos en el país, para que las representaciones de personajes masculinos en los videojuegos no sean afeminadas.

De acuerdo al reporte del sitio NDTV, el mandato del gobierno dice que “el contenido violento o que pueda generar tendencias poco saludables, como la obsesión con el dinero o las imágenes afeminadas, deben ser removidas”.

El problema tiene su origen en el Partido Comunista de China, que rige los destinos del país y cuyos líderes de mayor edad tienden a ser más conservadores. De acuerdo a un académico de la Universidad de Hong Kong, existe la creencia de que “los hombres afeminados son más débiles en lo físico y emocionalmente frágiles”.

Además de lo anterior, también se tiende a creer que jugar videojuegos en exceso puede suavizar el caracter de los hombres, especialmente los más jóvenes. Y esto es visto como un problema en un gobierno que considera la heterosexualidad como la única conducta válida.

Estas medidas del gobierno de China constituyen una orden, lo que implica que las compañías que producen videojuegos tendrán que adaptarse, a riesgo de sufrir severas multas. Además, las autoridades solicitaron que las empresas dejen de enfocarse tanto en las ganancias, porque ese enfoque conlleva a crear mecánicas adictivas para que la gente gaste más dinero en los juegos.

De todas maneras, las empresas de videojuegos no son las únicas afectadas ya que el mandato también incluye otras formas de entretenimiento, entre las que se encuentran la música o los programas de televisión.

Será interesante ver cómo Tencent y otras empresas similares aplican estas reglas y modifican su contenido de cara al futuro, en un proceso que seguramente no será rápido ni inmediato.

Recomendaciones del editor