Pronto podrás ver autos sin conductor en las agitadas calles de Nueva York

trafico autos calles nueva york

Los conductores y peatones en la ciudad de Nueva York pronto tendrán que pensar dos veces antes de interactuar con los automóviles que transitan sus calles, porque podría tratarse de un vehículo sin conductor.

La unidad automotriz de General Motors (GM), Cruise Automation, podría comenzar pronto las pruebas de sus Chevy Bolts modificados, en una decisión que daría luz verde a los vehículos de nivel 4 “completamente autónomos” para recorrer las concurridas calles de Manhattan por primera vez.

El gobernador de la ciudad de Nueva York, Andrew Cuomo, anunció el martes 17 de octubre que GM solicitó un permiso con el objetivo de comenzar las pruebas a principios del 2018. El gobernador describió los vehículos de conducción autónoma como una “industria emergente que tiene el potencial de ser el próximo gran avance tecnológico que mueva nuestra economía y nos mueva hacia adelante “.

GM y Cruise ya están sentando las bases para las pruebas de vehículos, cartografiando las calles dentro de un área en Manhattan. La oficina de Cuomo confirmó que todos los vehículos de prueba incluirán un ingeniero en el asiento del conductor, para monitorear el comportamiento del automóvil y evaluar su desempeño. Una segunda persona, presumiblemente otro ingeniero o un asistente, viajará en el asiento del pasajero.

Cruise ya está probando sus Chevy Bolts autónomos en San Francisco, Detroit y Scottsdale, Arizona. Es justo decir que si los autos sin conductor de GM pueden manejar con éxito las concurridas calles de Manhattan, y enfrentar los retos de lidiar con otros conductores, motociclistas, ciclistas, y peatones, entonces debería estar listo para enfrentar cualquier cosa en cualquier lugar. La experiencia sin duda dará los algoritmos de Cruise un buen entrenamiento, y proporcionará al equipo una gran cantidad de datos para ayudar a mejorar la tecnología.

De hecho, el ritmo frenético de la ciudad de Nueva York claramente no fue puesto de lado por Vogt, quien señala que las difíciles condiciones ayudarán a sus ingenieros a mejorar su software “a un ritmo mucho más rápido”.

GM no ha dado a conocer mucho sobre sus planes a largo plazo para su tecnología de conducción autónoma, aunque parece que la industria de viajes compartidos ciertamente parece estar en su futuro, luego de una inversión de $500 millones de dólares en Lyft en 2016.

Con el rival de Lyft, Uber, también trabajando en la tecnología de autoconducción, es posible que no pase mucho tiempo antes de que las calles de la ciudad de Nueva York estén llenas de taxis autónomos que se deslizan silenciosamente por la Quinta Avenida, al puro estilo de Tokio.