Skip to main content

Secuencian por primera vez genoma humano de las ruinas de Pompeya

La ciudad de Pompeya se hizo tristemente famosa por la erupción que hace 2,000 años arrasó con toda la población y que fue uno de los peores desastres naturales de la historia.

Y para saber más de la población de este pueblo italiano, científicos de la Universidad de Roma hicieron una secuenciación del genoma de los habitantes, descubriendo situaciones increíbles, como la proliferación de enfermedades como la tuberculosis.

La erupción del Vesubio es considerada una de las catástrofes volcánicas más devastadoras de la historia de la humanidad. En el año 70 EC, el volcán explotó épicamente, matando a miles de residentes de las ciudades cercanas de Herculano y Pompeya, y otros asentamientos.

Estas víctimas fueron asesinadas por el intenso calor de las oleadas piroclásticas que el volcán envió a través de sus alrededores, o sofocadas por el gas, la ceniza y la piedra pómez que luego llovieron desde el cielo.

En un trabajo de joyería, los científicos por años juntaron trozos de ADN de estos ciudadanos sepultados en la lava, y el arqueólogo Gabriele Scorrano de la Universidad de Roma en Italia y sus colegas hicieron un intento de aplicar estas técnicas a los restos de dos víctimas humanas del Vesubio.

La pareja fue encontrada en una habitación de un edificio ahora conocido como la Casa del Fabbro, o Casa del Artesano. El primer individuo fue un hombre, de entre 35 y 40 años en el momento de la muerte, que medía alrededor de 164,3 centímetros de altura.

El segundo individuo era una hembra, de más de 50 años cuando murió, que medía alrededor de 153,1 centímetros  de altura. Ambas alturas son consistentes con los promedios romanos de la época.

El equipo comparó la muestra con genomas de 1.030 individuos antiguos y 471 modernos de Eurasia occidental. Los resultados sugieren que el hombre era italiano, con la mayor parte de su ADN consistente con personas del centro de Italia, tanto en la antigüedad como en los tiempos modernos.

«Nuestro estudio, aunque limitado a un individuo, confirma y demuestra la posibilidad de aplicar métodos paleogenómicos para estudiar restos humanos de este sitio único», escriben los investigadores en su artículo.

«Nuestros hallazgos iniciales proporcionan una base para promover un análisis intensivo de individuos pompeyanos bien conservados. Apoyados por la enorme cantidad de información arqueológica que se ha recopilado en el siglo pasado para la ciudad de Pompeya, sus análisis paleogenéticos nos ayudarán a reconstruir el estilo de vida de esta fascinante población del período imperial romano».

La investigación ha sido publicada en Scientific Reports.

Recomendaciones del editor