Mayas crearon hace 2,000 años sofisticado sistema de purificación de agua

La civilización maya fue capaz de desarrollar hace más de 2,000 años un sofisticado sistema de purificación de agua, basado en un mineral llamado zeolita.

Antropólogos de la Universidad de Cincinnati descubrieron el mecanismo en las ruinas de la antigua metrópoli maya de Tikal, ubicada en el norte de Guatemala y cuya historia se extiende desde aproximadamente 400 a. C. hasta 900 d. C.

El hallazgo es la evidencia más antigua de un sistema de purificación de agua en el hemisferio occidental, según el estudio publicado en la revista Scientific Reports.

Uno de los reservorios más grandes, denominado Corriental, era capaz de contener 58,000,000 de litros de agua, con un complejo sistema de filtración, describió Real Clear Science.

Los filtros habrían eliminado los microbios dañinos, los compuestos ricos en nitrógeno, los metales pesados como el mercurio y otras toxinas, explicó el antropólogo Kenneth Barnett Tankersley, autor del estudio.

“El sistema de filtración probablemente se mantuvo detrás de muros de piedra colocados en seco con las zeolitas y los cristales de cuarzo macrocristalinos del tamaño de la arena, presionados aún más con petato tejido (estera de fibra de caña o palma tejida) u otro material poroso perecedero colocado justo aguas arriba o dentro el depósito ingresa”, señala la investigación.

El primero en el hemisferio occidental

Complejo maya de Tikal
/Jimmy Baum/Wikimedia Commons/ Universidad de Cincinnati

Si bien se han observado sistemas complejos de filtración de agua en otras civilizaciones antiguas, desde Grecia hasta Egipto y el sur de Asia, pero este es el primero observado en esta zona del mundo, agregó.

“Lo interesante es que este sistema todavía sería efectivo hoy y los mayas lo descubrieron hace más de 2,000 años”, afirmó el investigador.

Los investigadores ahora quieren responder cuán generalizados eran estos sistemas de filtración en la antigua civilización maya, y cómo impidieron que la erosión dañara estos reservorios.

Recomendaciones del editor