Los consejos de Buzz Aldrin para sortear la cuarentena

“Acostado sobre mi trasero y cerrando la puerta”. Así está cumpliendo la medida de “aislamiento social” para evitar el temido coronavirus Buzz Aldrin, el segundo hombre en pisar la Luna.

El ingeniero, piloto de la Fuerza Aérea de Estados Unidos y astronauta sabe de cuarentenas: debió pasar 21 días aislado tras regresar de la misión Apolo 11 para asegurarse de no haber “importado” cualquier patógeno que pudiese haber estado más allá de la atmósfera terrestre.

Tras el aterrizaje, Aldrin y sus compañeros Neil Armstrong y Michael Collins fueron confinados por tres semanas. Primero, en el portaaviones USS Hornet, luego el remolque Airstream y el avión C-141, para culminar en el Laboratorio de Recepción Lunar de Houston.

Con 90 años recién cumplidos, el retirado comandante dialogó telefónicamente con Eric Berger, de Ars Technica, quien le pidió algún consejo para quienes se hayan en cuarentena pronto entrarán en el régimen de completa incomunicación.

“Bueno, Mike Collins y yo solíamos hacer ejercicio y correr un poco por el pasillo. Vimos una grieta en el piso, y había hormigas entrando y saliendo”, ejemplificó.

Tal como los insectos, los microorganismos lunares podrían haber hecho lo propio en la Tierra. Sin embargo, a poco andar los científicos confirmarían que el satélite era una roca absolutamente inerte.

Finalmente, Eric Berger le consultó cómo pasó el resto de su aislado. “Aldrin dijo que se ocupaba de los informes de la misión y completaba la documentación, como un bono de viaje del gobierno que le daba derecho a $33.31 dólares por su viaje a la Luna”, finalizó.

Pese a sus años, el mismo medio ha dicho que el astronauta “sigue notablemente comprometido con la comunidad aeroespacial, a menudo apareciendo en reuniones y conferencias sin previo aviso”.

Por ejemplo, en la víspera del cincuentenario de la llegada a la Luna usualmente comunicaba “su frustración con el estado de la NASA y sus preocupaciones sobre el 50° aniversario del alunizaje del Apolo 11 sin falta de un progreso perceptible para regresar”.

“La leyenda aeroespacial ha estado en la Casa Blanca para recibir importantes anuncios espaciales del presidente Trump, fue asesor del Consejo Nacional del Espacio y apoyó el objetivo de la Casa Blanca de regresar a la Luna para 2024”, indicó Ars Technica.

Recomendaciones del editor